La polémica por la posible presencia de asbesto en la línea B paralizó el subte

 
EXTRACTO GRATUITO

La presencia de asbesto, un material cancerígeno, en un vagón del subterráneo de Madrid sigue causando temor en España y alerta en Buenos Aires, donde circulan varios trenes adquiridos al sistema de transporte español. Al retiro preventivo de tres formaciones para evitar cualquier tipo de contacto, al menos hasta que se realicen nuevos estudios sobre la flota, se sumó ayer una huelga que alimentó la polémica y paralizó la red porteña a partir de las 20.

El reclamo de los trabajadores –una acción en espejo con lo que ocurrió en Madrid, donde también los operarios interrumpieron el servicio por idénticas razones– se basa en las sospechas españolas de la presencia de asbesto en los trenes CAF de la serie 6000, los mismos que en 2013 fueron adquiridos por el gobierno de la ciudad para sumarlos a la línea B. Desde Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) descartaron la existencia de ese peligroso material, cuyo uso en la Argentina está prohibido desde 2003, en los vagones que circulan en la red local. Sin embargo, anunciaron la creación de una comisión especial para evaluar las condiciones de toda la flota de ese modelo, que ya empezó a ser sometida a evaluaciones.

El paro, que complicó la vuelta a casa de decenas de miles de pasajeros, se decidió y realizó el mismo día que la Unión Tranviaria Automotor (UTA) fue convocada a una audiencia en la Subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio porteña para empezar a discutir la escala salarial de este año, que venció el 28 de febrero pasado. La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) no forma parte de esta negociación al perder la personería gremial que tuvo durante algunos años.

El 20 de febrero, ante la noticia en Madrid de la presencia de asbesto en los coches CAF 5000 y del cáncer diagnosticado a un operario que trabajaba en esa flota, 27 vagones de la misma serie que circulaban en la red porteña fueron retirados del servicio.

Días más tarde, el metro madrileño informó que había encontrado asbesto en un coche CAF 6000, los dotados con aire acondicionado y cierre hermético que también se mueven por Buenos Aires. Por esta razón, y para descartar cualquier tipo de especulación, Sbase determinó revisar los 60 coches de este modelo (diez trenes) adquiridos años atrás con la supervisión de una comisión conjunta integrada por representantes propios, de Metrovías, "los gremios", la Agencia de Protección Ambiental, la Subsecretaría de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA