Polémica por la concesión de bares en el Planetario y la Costanera Sur

 
EXTRACTO GRATUITO

La decisión del gobierno porteño de dar en concesión un bar en el Planetario y otro en la ex confitería Munich y de vender el Buenos Aires Design genera polémica.

Menos de seis meses antes de que finalice la gestión de Mauricio Macri al frente del distrito, la administración resolvió poner dos bares en esos espacios que no contaban con ninguno y desprenderse del espacio lindero al Centro Cultural Recoleta, con el propósito de juntar fondos para el complejo judicial que se construirá en el sur de la ciudad.

Los llamados a licitación, que también incluyen la renovación del restaurante del Museo Sívori, en el parque Tres de Febrero, otorgan asimismo en concesión espacios bajo autopistas.

Así lo detalla la convocatoria, que fue publicada el lunes pasado en el Boletín Oficial. Como las concesiones serán por cinco años, el Poder Ejecutivo puede convocar a la compulsa sin pasar por la Legislatura. "Ya hicimos una denuncia penal el año pasado. El sistema de renovaciones es bastante cerrado y se van repitiendo las empresas. Además, se incorporan predios que no estaban en concesión sin discusión parlamentaria", denunció Facundo Di Filippo, ex legislador, miembro del Partido Social.

Gabriel Astarloa, director de Concesiones del gobierno porteño, explicó que su área sólo concreta las cuestiones técnicas de la licitación. Los pedidos de concesión del Planetario y de la ex Munich, en la Costanera Sur, se hicieron a pedido del Ministerio de Cultura, dijo.

"La Legislatura siempre puede opinar. Incluso puede determinar que en alguno de estos lugares no haya explotaciones comerciales. La Constitución porteña da al Poder Ejecutivo esta facultad; en Cultura determinaron que era útil incluir en estos espacios, que son usados por el público en general, lugares para ser otorgados en concesión. Incluso en los pedidos se establecen hasta los sectores que ocuparán", detalló Astarloa.

El Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori, en la avenida Infanta Isabel entre Iraola y Freyre, también está alcanzado. En este caso, se trata de la renovación de la concesión de un "bar confitería" que ya existe.

Otra de las polémicas concesiones se hará en el Polideportivo Onega, de Gabriela Mistral al 3800 (Villa Devoto), en donde se otorgará a privados la explotación comercial de canchas de fútbol 5 y canchas de fútbol 7. En el Polideportivo Colegiales, de Freire al 200, también quieren instalar canchas de fútbol, voley y básquetbol.

Por último, debajo de la autopista 25 de Mayo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA