Podrían duplicarse este año los subsidios en el área energética

 
EXTRACTO GRATUITO

El gasto total en subsidios para mantener congeladas las tarifas de los servicios públicos podría alcanzar este año una cifra récord de más de $ 50.000 millones, sólo en el área energética, de combustibles y minería, con por lo menos el doble de la suma gastada en todo 2010 y de la prevista en el presupuesto del año en curso.Hasta junio último, en ese rubro se gastaron casi $ 19.500 millones para subsidios en el área de energía, es decir, un 73% más que en el primer semestre de 2010, mientras que para transporte se consumieron casi $ 15.800 millones, con un incremento del 45 por ciento.En julio se hicieron refuerzos de partidas porque prácticamente se había agotado la previsión presupuestaria, pero al ritmo de gasto de los últimos meses los 6002 millones agregados apenas alcanzarían para dos meses de congelamiento de tarifas eléctricas y de gas. Así surge de los informes de ejecución presupuestaria que realiza la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP).Las previsiones presupuestarias se han visto completamente desbordadas. En el área de energía, combustible y minas, el Gobierno pensó en gastar poco más de $ 35.630 millones, como en 2010, pero en la mitad del año había consumido el 68%, con el riesgo de quedarse sin crédito.La mayor factura aparece por el aumento del consumo, que requiere mayores importaciones de gas, gasoil y de electricidad. Por ello, la Argentina, que en 2010 todavía tuvo un superávit comercial energético de unos mil millones de dólares, pasará este año, según los cálculos de los especialistas, a un déficit de unos 3000 millones, es decir, una reversión total de 4000 millones de dólares."Están importando mil megavatios de energía eléctrica de Brasil a costos seguramente importantes que no son del todo conocidos, porque lo que se adquiere es la generación del parque térmico", explicó un especialista en el área a condición de que no se revele su identidad. "El Gobierno tuvo suerte este invierno y evitó muchos cortes porque en el sur de Brasil llovió muchísimo; hay mucha agua para generación hidroeléctrica y pueden vender su generación térmica, claro que son máquinas viejas y el precio, en consecuencia, es alto", agregó.El Gobierno había presupuestado gastar algo más de $ 53.000 millones en los subsidios de energía, combustibles, minería y transporte, pero sólo la cuenta energética amenaza con llegar a $ 50.000 millones.La evolución de los gastos dependerá de la temperatura, los precios internacionales de los combustibles, en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA