Planta temporaria

Autor:Jorge Luis Bastons - Raúl Luis Montero
Páginas:349-388
 
EXTRACTO GRATUITO
LEY 11.757 / SECCION II / CAPITULO II / PLANTA TEMPORARIA 349
”(...) es de señalar que el procedimiento breve a que se refiere el artículo 67 de
la ley 11.757, para los casos en que la sanción no supere los diez días de suspensión,
debe comprender el conocimiento de la falta cometida al agente imputado, la norma
transgredida y su derecho a producir descargo, es decir que dicho procedimiento ha
de desarrollarse con absoluto respeto de los principios inherentes al debido proceso
legal pues la violación de tal temperamento puede resultar susceptible de invalidar lo
actuado por lesión a garantías constitucionales (artículos 14 bis y 18 CN). Todo ello
de conformidad por lo dispuesto en el artículo 87 de la ley 10.430, de aplicación
supletoria conforme lo dispone el artículo 108 de la ley 11.757. Respecto del
procedimiento para la Investigación Presumarial» contenida en el artículo 91 del
citado texto legal debe considerarse que el sumario tiene por objeto la acreditación de
hechos u omisiones que pudieren constituir faltas punibles y de todas sus circunstan-
cias y que la orden de instrucción del mismo deberá contener ineludiblemente, en
forma clara y precisa, no sólo la mención de los hechos a investigar, sino también la
individualización del o de los agentes presuntamente involucrados, si los hubiere. De
ahí entonces que si no se tuviere conocimiento de los agentes a quiénes imputar las
faltas administrativas, resultaría necesario abrir una instancia presumarial prevista en
el artículo 91 de la ley 11.757 para identificar a los presuntos responsables o
involucrados en hechos que derivarían en eventual responsabilidad disciplinaria, para
luego emitir el acto u orden que disponga la instrucción del sumario (artículos 87 y 92,
párrafo 1ro, del dec. 4.161/1996 reglamentario de la ley 10.430). En cuanto a la
atribución de reglamentar la forma de llevar a cabo la Investigación Presumarial, el
artículo 91
in fine
de la ley 11.757 dispone que corresponderá a la autoridad de
aplicación, que conforme el artículo 6 del mismo texto legal habrá de ser el intendente
municipal o el presidente del Concejo Deliberante, en sus respectivas jurisdicciones”.
CAPITULO II
PLANTA TEMPORARIA
Art. 92- Personal temporario mensualizado o jornalizado son aque-
llos agentes necesarios para la ejecución de servicios, explota-
ciones, obras o tareas de carácter temporario, eventual o
estacional, que no puedan ser realizados con personal perma-
nente de la administración municipal diferenciándose entre sí
por la forma de retribución, por mes o por jornal.
Quedan comprendidos en esta clasificación los asesores.
El personal de planta permanente que fuere designado como
asesor retendrá, mientras desempeñe dichas funciones, el
cargo del cual es titular.
COMENTARIOS A LA LEY DE EMPLEO PUBLICO MUNICIPAL BONAERENSE
350
Es oportuna la ocasión para recordar que el plantel general de
personal municipal se compone, en buena doctrina, de tres partes.
Una es la denominada planta de personal permanente con
estabilidad, donde los agentes gozan de los derechos propios que la
calidad de “estables” presupone. Es decir, la imposibilidad de ser
expulsados de su empleo como no sea por los modos legalmente
establecidos para ello (ver los comentarios a los artículos 9, 18, 24
y 61/91).
Luego existe la llamada planta permanente de personal sin
estabilidad, que no es otra que la de los vulgarmente llamados
funcionarios políticos de los departamentos ejecutivo y deliberativo,
quienes, dependiendo de cada municipio comienzan a partir del cargo
de director o subdirector de línea hacia arriba en la escala del
organigrama municipal. Compuesta, entonces, según el caso, por
subdirectores, directores, subsecretarios, secretarios y el intendente
municipal dentro de la estructura del Departamento Ejecutivo y por los
concejales, secretarios de bloque y el presidente del Concejo Delibe-
rante (entre otros) en la estructura del Departamento Deliberativo
(227)
.
Como puede observarse, se trata de cargos que, en sí, son
naturalmente permanentes, pero dada su naturaleza política, se
encuentran sujetos a las indicaciones que el sistema democrático y
electoral prevé, al propender a la renovación periódica cada cierta
cantidad de años. En palabras sencillas, los cargos como tales
continúan existiendo y lo que cambia son las personas llamadas a
ocuparlos. Vale decir que el sistema de estructuración de los muni-
cipios bonaerenses no hace sobre el particular más que repetir el
esquema weberiano de organización burocrática (y por tanto
piramidal) del Estado, en el cual a cada estatus (a cada cargo) le
sigue un rol (una función). De ahí que a los fines de la atención de las
necesidades sociales
permanentes
le siga una estructuración de
cargos y funciones estatales
permanentes
. Hacemos notar que la
planta de personal permanente sin estabilidad (comúnmente llama-
da
política
) carece de desarrollo en el presente cuerpo normativo.
Finalmente, nos encontramos con la planta temporaria enuncia-
da en el artículo 12 y desarrollada en los artículos 92/102, la cual,
(227) Recordemos que la LOM establece que el presidente del Concejo Deliberante nombra y
remueve a los empleados afectados a ese departamento (conf. art. 83, inc. 9), mientras que es
el intendente quien designa y remueve a los empleados administrativos del Departamento
Ejecutivo (conf. art. 108, inc. 9).
LEY 11.757 / SECCION II / CAPITULO II / PLANTA TEMPORARIA 351
como su nombre lo indica, está pensada para atender aquellas
contingencias que dada la discontinuidad de las tareas o servicios
que la administración requiere, o bien por su especificidad o carácter
eventual, no ameritan una prestación permanente y continua por
parte del Estado municipal. El cual, por ende, sólo contratará
personal temporario para que realice aquellas tareas, funciones u
obras que no pueda prestar con su planta de personal permanente.
Desde luego, se podrá decir con certeza que esta descripción no
opera en la teoría como en la realidad, mas no por ello deja de ser
menos importante conocerla y aprehenderla, ya que es en el marco
de la omnicomprensión de las claves conceptuales del sistema
jurídico-político donde se encuentran las respuestas prácticas y
juiciosas a cualquier cuestión socialmente problematizada.
En síntesis, difícilmente podrá hallarse una buena salida prác-
tica si se desconoce la razón de ser de las normas aplicables al caso
cuya resolución nos ocupe.
Ahora bien, como tampoco queremos ni podemos desatender la
realidad, constituye una verdad de perogrullo que las contrataciones
de agentes temporarios devienen en los hechos en
un contratado
para siempre
. Pero por más que este tipo de contratación de empleo
público implique una evidente desproporción entre los trabajadores
de planta permanente y temporaria, ello no constituiría un problema
tan grave si realmente fuera “para siempre”. Porque existe una
infinidad de casos verificables en los que los municipios (ajustándose
a una lectura primitivamente literal de la ley –a la postre respaldada
por una jurisprudencia uniforme en tal sentido por la SCBA–) con un
simple preaviso notificando la no renovación del contrato temporario,
expulsan de la noche a la mañana a personas que, a lo mejor habían
prestado servicios por diez, quince o veinte años, como si nada.
Naturalmente, entendemos que tales abusos de derecho son
absolutamente intolerables puesto que son violatorios de sendos
principios constitucionales como el de razonabilidad y justicia, igual-
dad y supremacía de la realidad, así como vulneran los artículos 1,
Asimismo, entendemos que en general existe en los agentes
temporarios (que de ordinario realizan durante años idénticas tareas
que los empleados de planta permanente) una expectativa legítima
y razonable en que el Estado legalice la situación anormal en algún
momento, lo cual, vale aclararlo, muchas veces efectivamente
sucede.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA