El plan de devolución del IVA no funciona y los jubilados se pierden $ 15.000 millones

 
EXTRACTO GRATUITO

En forma simultánea a la merma que podrían sufrir en sus haberes por la reforma previsional, los jubilados están a punto de perder una inmensa masa de recursos que se les habían asignado en el presupuesto de 2017.

Son los fondos previstos para la devolución de IVA a jubilados y pensionados que cobran el haber mínimo y a titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH). Por el momento, el programa que contempla la retribución de parte del impuesto por compras con tarjeta de débito resultó un fracaso: pese a que tiene un presupuesto de 17.138 millones de pesos para 2017, en los primeros siete meses del año se devolvieron sólo 1000 millones de pesos, menos del 6 por ciento del total, según los últimos datos que brindó la Jefatura de Gabinete al Congreso.

Si el nivel de ejecución se mantuviera constante hasta fin de año, los jubilados de la mínima y el resto de los beneficiarios perderían más de 15.000 millones de pesos. El dinero que no se devuelve permanece en las arcas del Estado. Puede reasignarse a otros programas o queda como ahorro. Ante una consulta de LA NACION, en el Ministerio de Hacienda no precisaron qué se hizo con la plata que sobró en 2016 y tampoco qué destino se les dará a los recursos que no se usen este año. Tampoco qué medidas se van a tomar para mejorar el programa.

El saldo en los primeros 12 meses de aplicación de la ley 27.253, sancionada en junio de 2016 como una herramienta para mejorar el poder adquisitivo de los sectores más vulnerables, también fue muy pobre: entre julio del año pasado y junio de 2017 se devolvieron 1668 millones de pesos, muy lejos de los 22.000 millones de pesos anuales calculados durante el debate del proyecto del Poder Ejecutivo.

En ese momento, el oficialismo sostuvo que para los jubilados la ley significaría un "sueldo 14", que se sumaría al aguinaldo. La cifra surgía de anualizar los 300 pesos que como máximo cada beneficiario podía recuperar por mes, equivalente a 15 puntos porcentuales del IVA que pagaban en sus consumos. La oposición advirtió que las expectativas eran exageradas y que debía trabajarse mucho en la implementación para lograr que los beneficiarios, acostumbrados a comprar en efectivo, empezaran a usar la tarjeta.

En el informe 105 de la Jefatura de Gabinete al Congreso, se enumeró una serie de medidas que se habían tomado para mejorar el funcionamiento del programa, como campañas de difusión en redes sociales, contactos telefónicos y por correo electrónico con los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA