Piquetes de la extorsión

 
EXTRACTO GRATUITO

Las múltiples protestas callejeras con innumerables cortes de tránsito que tuvieron lugar anteayer, principalmente en el centro porteño, han vuelto a exceder de manera manifiesta y provocadora el derecho constitucional de peticionar a las autoridades.Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), ATE, la CTA Autónoma, Suteba, el Frente de Izquierda y agrupaciones de actores fueron algunos de los grupos que lideraron las protestas, a las que se sumó la colocación de ollas populares en distintos puntos de la ciudad y también en la provincia de Buenos Aires, donde la gobernadora Vidal acababa de anunciar un aumento del 15% en los haberes correspondientes a jubilaciones mínimas, asignaciones familiares y programas alimentarios orientados a los sectores más vulnerables.Varias son las razones que nos llevan a afirmar que se ha excedido el derecho de peticionar ante las autoridades. La primera: que, lejos de haberse interrumplido las negociaciones entre el Gobierno y los manifestantes, el diálogo siempre se mantuvo abierto, al punto de que el mismo día de las marchas se había abonado uno de los dos pagos adicionales anunciados por el presidente Macri para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. La segunda: que no hay dudas de que fue una protesta orquestada desde varios sectores para dar aviso de que el caos irá creciendo. Fueron más de seis horas en al menos diez puntos de la ciudad de Buenos Aires durante las cuales se afectaron gravemente derechos de otras personas a circular libremente, a trabajar, estudiar e, incluso, a ciudar de su salud. Tercero: ha quedado muy clara la intencionalidad política de muchos sectores de la oposicion de profundizar el lógico malestar que la población percibe frente a la innegable crisis que atraviesa el país, reconocida por las propias autoridades.Ha sido lamentable la falta de una condena política a semejante conculcación de derechos a buena parte de la población que, aun padeciendo los mismos problemas económicos o incluso mayores, pretendía seguir cumpliendo con sus obligaciones cotidianas.Resulta inexplicable que las fuerzas de seguridad y la Justicia Contravencional del distrito no hayan podido evitar ese copamiento total del espacio público, de manera de garantizar los derechos de todos los ciudadanos por igual. La problemática que plantean los piquetes y los cortes de calles no debería transformarse en inacción. Es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA