Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala H, 10 de Febrero de 2017, expediente CIV 003567/2000/CA001 - CA002

Fecha de Resolución10 de Febrero de 2017
EmisorCamara Civil - Sala H

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H “Pino, B.A. y otro c/ Club Atlético Obras Sanitarias de la Nación s/ Daños y perjuicios” (Expediente No. 3.567/00) – Juzgado No.

En Buenos Aires, a días del mes de febrero del año 2017, hallándose reunidos los señores jueces integrantes de la Sala “H” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a los efectos de dictar sentencia en los autos: “P., B.A. y otro c/ Club Atlético Obras Sanitarias de la Nación s/ Daños y perjuicios”, y habiendo acordado seguir en la deliberación y votado el orden de sorteo de estudio, el Dr. F. dijo:

  1. La sentencia de fs. 1024/36 desestimó la excepción de falta de legitimación pasiva interpuesta por Omega Cooperativa de Seguros Limitada, con costas, e hizo lugar a la demanda entablada por F.M.P. contra Usptage, Club Atlético Obras Sanitarias de la Nación y la aseguradora mencionada, a quienes se condenó a abonar a la primera la suma de $152.000, más intereses y costas.

    Contra dicho pronunciamiento apelaron la actora, y las codemandadas. La primera expresó agravios a fs. 1075/79, los que fueron contestados a fs. 1097. La codemandada U.S.A. elevó sus críticas a fs. 1081/89, las que fueron replicadas a fs. 1093/94, mientras que el club codemandado hizo lo propio a fs. 1090, y mereció la contestación de fs.

    1095.

  2. Nos encontramos en presencia de una relación negocial que vinculó a la actora y a la codemandada U.S.A., en su calidad de gerenciadora del estadio deportivo de la restante codemandada Club Atlético Obras Sanitarias de la Nación, en ocasión en que la demandante se encontraba en el estadio a fin presenciar un espectáculo musical.

    Ahora bien, he de tomar en consideración que el hecho ocurrió el 9/5/1999, fecha en que aún no se había reformado la ley 24.240 de defensa del consumidor, mediante la ley 26.361 –publicada en el Boletín Oficial el 7 de abril de 2008-.

    Fecha de firma: 10/02/2017 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #14125626#171392653#20170209103513852 Por otra parte, he de señalar que el art. 7° del Código Civil y Comercial de la Nación dispone lo siguiente: “A partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplican a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes. Las leyes no tienen efecto retroactivo, sean o no de orden público, excepto disposición en contrario. La retroactividad establecida por la ley no puede afectar derechos amparados por garantías constitucionales. Las nuevas leyes supletorias no son aplicables a los contratos en curso de ejecución, con excepción de las normas más favorables al consumidor en las relaciones de consumo”.

    Al respecto, la Dra. A.K. de C. explica que los hechos cumplidos están regidos por la ley vigente al tiempo en que se desarrollaron y, a su vez, que el nuevo ordenamiento no se proyecta atrás ni altera el alcance jurídico de las situaciones y consecuencias de los hechos y actos realizados y agotados en un momento bajo un determinado dispositivo legal. Asimismo, respecto a las normas del derecho del consumo, la mencionada jurista señaló que la regla se invierte en el sentido de que, al contrato de consumo en curso de ejecución, le son aplicables las nuevas leyes supletorias que puedan sancionarse, siempre y cuando, obviamente, por fidelidad a un principio cardinal que informa la materia, sea más favorable al consumidor. O sea, las leyes de protección de los consumidores, sean supletorias o imperativas, son de aplicación inmediata.

    No dispone la aplicación retroactiva de la ley sino su aplicación inmediata a los contratos en curso de ejecución (Kemelmajer de C., A.; La aplicación del Código Civil y Comercial a las Relaciones y Situaciones Jurídicas Existentes, 1ª edición, Santa Fe, Rubinzal-Culzoni, 2015, ps.

    30/31, y 60/61).

    Por ello, y dado que la relación contractual antes aludida se encuentra concluida, entiendo que se deben aplicar las normas vigentes a la fecha del contrato y del accidente, es decir la ley 24.240, con exclusión de las modificaciones o reglamentaciones posteriores a la mencionada fecha.

  3. Sentado ello, trataré en primer lugar los agravios formulados respecto a la responsabilidad que se atribuyó en la sentencia.

    Fecha de firma: 10/02/2017 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #14125626#171392653#20170209103513852 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H Hecha la aclaración, diré que esta sala ha sostenido reiteradamente que para que exista expresión de agravios no bastan manifestaciones imprecisas, genéricas, razonamientos totalizadores, remisiones, ni, por supuesto, el planteamiento de cuestiones ajenas. Se exige legalmente que se indiquen, se patenticen, se analicen parte por parte las consideraciones de la sentencia apelada. Ello no significa ingresar en un ámbito de pétrea conceptualización, ni de rigidez insalvable. En el fecundo cauce de la razonabilidad, y sin caer en un desvanecedor ritualismo de exigencias, deben indicarse los equívocos que se estiman configurados según el análisis -que debe hacerse- de la sentencia apelada (esta sala, 11/2013 “G., M.A. c/P., J.G. y otro s/ daños y perjuicios”, L.

    629.142; 20/5/2013, “Á., G.J. c/ Transporte Automotor Plaza SACI y otros s/ Daños y perjuicios” L. 616.334”; ídem, 8/2/2013, “A., C.W. c/R., D.C. y otros s/

    Desalojo por vencimiento de contrato” L. 604.274; entre muchos otros).

    En su escrito, los apelantes deben examinar los fundamentos de la sentencia y concretar los errores que a su juicio ella contiene, de los cuales derivan las quejas. Su función consiste en mantener el alcance concreto del recurso y fijar la materia de reexamen por el ad quem, dentro de la trama de las relaciones fácticas y jurídicas que constituye el ámbito del litigio.

    Luego de analizar las piezas presentadas por las codemandadas recurrentes, no puedo menos que concluir en que, en lo atinente a la responsabilidad que les endilgó en la sentencia, no cumple con los requisitos de suficiencia técnica exigidos por los arts. 265 y 266 del Código Procesal, pues no dejan constituir un mero desacuerdo con lo decidido acerca de la atribución de responsabilidad sin formular una crítica concreta y razonada de los fundamentos tenidos en cuenta por el magistrado de grado.

    Ambos agraviados reiteran –por momentos de modo textual-

    argumentos invocados en sus escritos de contestación de demanda (ver fs.

    77 vta./79 y 131 y vta.), mientras que omitieron rebatir los sólidos argumentos que el juez desarrolló a lo largo de su fundada sentencia en la que realizó un profundo examen de las pruebas producidas.

    Fecha de firma: 10/02/2017 Firmado por: J.B.F., L.E.A.D.B., C.M.K., JUECES DE CÁMARA #14125626#171392653#20170209103513852 Lo aducido por U.S.A. en cuanto a que es falso que la actora se encontraba en la fila uno, asiento uno, no resulta determinante para decidir la cuestión, pues se encuentra acreditado que la actora cayó al campo y sufrió lesiones. Asimismo, afirma que la demandante “saltó por sobre la barrera de contención” (sic, fs. 1082), sin indicar siquiera de qué

    forma ello se encontraría acreditado. También se agravia dicha parte porque el magistrado reconoció el esfuerzo probatorio de su parte, y que a pesar de ello descartó lo dictaminado por el perito ingeniero, sin fundamento. No coincido con ello, pues el colega de la anterior instancia explicó que el dictamen se basaba en la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR