Pinamar y Cariló, a tope de turistas

PINAMAR.- Dunas imponentes frente al inmenso mar y un cielo infinito como telón de fondo. Amaneceres y atardeceres que pintan todo de dorado. Tranquilidad y relax. A escasos kilómetros, filas interminables de autos, familias enteras que caminan de un lado a otro, niños alborotados con los jueguitos, movida nocturna y bullicio. Así es el contraste en plena temporada en .

, estas playas están colmadas de turistas. Hay familias numerosas que se mueven en bloque, jóvenes que viajan en grupo en busca de diversión y parejas en plan romántico.

y Cariló sigue siendo alquilar departamentos o casas entre varios. Para los aventureros, hay campings, tradicionales y de lujo. Y este año se consolidó la oferta en barrios cerrados.

Extensión clave

La zona conocida como Pinamar Norte (pasando la zona del golf) creció de un verano al otro y se nota: hay más casas terminadas y habitadas, muchas obras en construcción y amplias áreas que comenzaron a lotearse y venderse. ¿La gran novedad? La Avenida del Libertador, que atraviesa Pinamar de Sur a Norte en paralelo al mar, se extendió un kilómetro hacia el Norte.

De esta manera, las paradisíacas playas de La Frontera ya no son exclusivas para vehículos 4x4: ahora se puede llegar por Libertador, entre pinos y casas suntuosas. Es verdad, concluido el trayecto hay un tramo de médanos que parece interminable, pero se puede hacer caminando. Y el esfuerzo vale la pena: son las playas más amplias las que esperan detrás de las dunas. Además del paisaje, otro imán para los turistas es el parador El Más Allá, un histórico de Pinamar que está abierto todo el año y ofrece exquisiteces. ¿Recomendados? La fondue de queso y la pierrade.

Lejos del refugio de la arena, en el centro de Pinamar, el tránsito colapsa sobre la avenida Bunge. Ir hasta la Avenida del Mar desde la terminal de ómnibus o desde las estaciones de servicio de la Intermédanos puede llevar hasta media hora. Los peatones que cruzan por fuera de las sendas y los operativos de seguridad aportan una cuota de demora.

La policía, presente

La seguridad es tema de conversación recurrente entre vecinos, comerciantes y visitantes. Hay sorpresa por la cantidad de policías, con sus estridentes chalecos o camperas amarillo flúo del Operativo Sol, tanto en las playas como en las calles. Lo más llamativo, situación que asusta a más de uno, es que hay efectivos apostados con armas largas y completamente cubiertos: sólo se les ven los ojos. Son del Grupo Halcón y del Grupo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba