Pidieron la indagatoria de Boudou y Echegaray y se acelera el caso Ciccone

 
EXTRACTO GRATUITO

El fiscal federal Jorge Di Lello pidió ayer las http://www.lanacion.com.ar/1661760-amado-boudou-declaracion-indagatoria-fiscal-jorge-di-lellodel vicepresidente y del jefe de la , , por el . Con esta presentación se aceleran las definiciones en el expediente penal que tiene a maltraer al Gobierno desde hace dos años.De acuerdo con el escrito del fiscal, hay pruebas que demostrarían que Boudou y Echegaray "se interesaron", en violación de la ley, por la suerte de la imprenta que fabrica papel moneda. Boudou, porque opinó en favor del levantamiento de la quiebra en su condición de ministro de Economía, algo que no había hecho en ningún otro caso, y porque se habría reunido con los Ciccone, sus dueños originales, para negociar el traspaso. Echegaray, porque le concedió a la imprenta un plan de pagos extraordinario, diferente de los otros 1363 otorgados por la AFIP, sostuvo el fiscal.Según Di Lello, ambos deben ser citados a declarar como acusados del delito de negociaciones incompatibles con sus cargos, una figura que prevé una pena de uno a seis años de prisión y una inhabilitación perpetua que, de ser condenados, les impediría ejercer cualquier cargo público.No obstante, durante el curso de la investigación, aunque fueran indagados o procesados, seguirían libres y, en lo que respecta a la ley, podrían conservar sus cargos.La presentación del fiscal forzará al juez de la causa, Ariel Lijo, a reevaluar su plan de trabajo. La idea del magistrado era seguir reuniendo pruebas durante algunos meses más antes de disponer posibles indagatorias, afirmaban ayer fuentes que conocen el caso. El juez no está obligado a contestarle al fiscal -y es probable que no lo haga-, pero es innegable que el voltaje político de la presentación de ayer sacude el expediente.Hoy, Lijo se reunirá con su equipo para decidir los pasos a seguir. Podrían apurarse algunos trámites. No obstante, en el juzgado creen que para cerrar una hipotética acusación contra el vicepresidente falta una serie de elementos que están terminando de juntar. Por ejemplo, el análisis del contenido de dos computadoras que usaba Alejandro Vandenbroele, acusado por su ex mujer de haber sido el testaferro de Boudou. Ella, Laura Muñoz, podría ser citada como testigo.Ayer, tan pronto Di Lello entregó su escrito en el juzgado, Echegaray presentó uno propio donde pidió que se definiera de una vez su caso. "No me queda claro cuál es mi estado procesal", dijo (ver aparte). Su situación es mejor que la de Boudou. Hasta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA