Perfumes de autor: las fragancias de nicho llegan al mercado argentino

"Un buen perfume te viste", repiten como un mantra los estilistas que recomiendan tener una impronta aromática personal para causar buenas primeras impresiones. Y si en el placard proliferaron los diseñadores independientes lejos de las grandes compañías, en las fragancias también está sucediendo.El mundo de los perfumes de autor no es tan simple como el de las marcas de indumentaria independientes: en este caso, se necesitan inversiones grandes para montar líneas de producción. Es por eso que la gran mayoría de las compañías en el mundo hoy simplemente diseñan las fragancias en un laboratorio y luego tercerizan su fabricación en grandes compañías.Sin embargo, serán una parte importante del crecimiento de la industria global del perfume, que hacia 2023 avanzará un 6% y alcanzará un tamaño de US$64.600 millones, según la consultora Wise Guy Reports. El informe señala que la demanda estará traccionada por la búsqueda de una mayor calidad y el atractivo de los ingredientes naturales, un insumo que eligen varias de las compañías de perfume "de autor" a nivel internacional.El caso emblemático en el mundo de los perfumes de autor es Fueguia 1833, la compañía que fundó el empresario argentino Julián Bedel y que se internacionalizó rápidamente para formar parte de las grandes ligas perfumistas. La firma produce sus propias fragancias en dos plantas, una en Uruguay y otra en Italia, y tiene locales en Buenos Aires, Zurich, Tokio, Nueva York y Milán. Trabaja con ediciones limitadas de 400 botellas que se venden a partir de los US$100."Tenemos una producción limitada y una historia que es muy consistente con lo que decimos, por lo que la gente se conecta con el producto", detalla Bedel. A pesar de que en 2014 levantó su producción en la Argentina por la imposibilidad de importar máquinas, hoy tiene una base de clientes importante en su país de origen porque a su local en la avenida Alvear entra un gran componente de turistas y otro tanto de argentinos "fidelizados" por las fragancias."El problema global que yo veo es el mensaje hacia el consumidor de las marcas que venden el aspecto 'de autor' y sugieren que es producido de una forma limitada cuando no lo es, sino que está tercerizada", resalta Bedel. Es que, para que haya integración vertical, la industria del perfume "de nicho" requiere de inversión intensiva.Por ejemplo, Fueguia recientemente invirtió 350.000 euros en un cromatógrafo (una máquina que permite la separación química de mezclas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba