Sentencia de Cámara Federal de Casación Penal, 29 de Octubre de 2010, expediente 9.817

Fecha de Resolución29 de Octubre de 2010

CAUSA Nro. 9817- SALA IV

P.O., R. s/recurso de casación Cámara Nacional de Casación Penal Año del Bicentenario MARTÍN JOSÉ GONZALES CHAVES

Prosecretario de Cámara REGISTRO NRO. 14.066 .4

la ciudad de Buenos Aires, a los 29 días del mes de octubre del año dos mil diez, se reúne la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal integrada por el doctor M.G.P. como P. y los doctores G.M.H. y A.M.D.O. como Vocales,

asistidos por el Prosecretario de Cámara doctor M.J.G.C., a los efectos de resolver el recurso de casación inter-puesto a fs.

203/215 vta. de la presente causa N.. 9817 del Registro de esta Sala,

caratulada: “P.O., R. s/recurso de casación”; de la que RESULTA:

  1. Que el Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 23 de la Capital Federal, en la causa N.. 2558 de su Registro, con fecha 27 de agosto de 2008, cuyos fundamentos fueron dictados el 3 de septiembre de 2008,

    rechazó los planteos de nulidad formulados por la defensa en relación al auto de procesamiento de fs. 96/98 y al requerimiento de elevación a juicio de fs. 129/133 (art. 166, 308, 347 y cc. del C.P.P.N.); Condenó a R.P.O., a la pena de tres (3) años de prisión de ejecución condicional,

    con costas, por ser autor del delito de abuso sexual agravado por el vínculo (arts. 26, 29, inc. 3º, 119, primer párrafo con la agravante prevista en la letra b), último párrafo, de ese artículo, y cc. del C.P. y arts. 403, 530 y cc. del C.P.P.N.) - (Fs. 180/180 vta. y 182/202).

  2. Que contra dicho pronunciamiento el doctor J.A.M., asistiendo a R.P.O., interpuso recurso de casación, el que fue concedido a fs. 216 y mantenido a fs. 220.

  3. Que el recurrente encauzó sus planteos por la vía de lo dispuesto en ambos incisos del artículo 456 del C.P.P.N.

    En primer término, impugnó la sentencia pronunciada en cuanto −1−

    se resolvió el rechazo de los planteos de nulidad del auto de procesamiento y del requerimiento de elevación a juicio realizado por el señor fiscal, que esa parte había solicitado en virtud de que, a su juicio, dichos actos no contuvieron las circunstancias de tiempo y lugar en los que se ejecutó el suceso por el que resultó condenado su pupilo.

    Recordó que en el segundo de los actos mencionados simplemente se consignó que “Se le imputa a R.P.O. el haber abusado sexualmente en reiteradas oportunidades de su hija D.A.P., quien es menor de trece años.

    Los abusos referidos ocurrieron aproximadamente entre los meses de noviembre de 2003 y julio de 2004, en ocasiones en que el procesado cuidaba a la pequeña, en razón del régimen de visitas acordado con la madre de aquella, fijado para todos los días de 18:30 a 20:00 horas y los viernes desde las 20:00 hasta la misma hora del día siguiente”.

    Sostuvo que dicha descripción es imprecisa en cuanto no se detalló cuándo y dónde habrían tenido lugar los supuestos abusos, falencia que afectó el derecho de defensa de su asistido en cuanto le impidió

    defenderse.

    Que similar falencia advirtió al tribunal respecto del auto de procesamiento dictado a fs. 96/98, en tanto sólo se consignó entonces, y en relación a los actos de abuso sexual de su pequeña hija que “Como se le hizo saber en la indagatoria, ocurrieron de modo reiterado, aproximada-

    mente entre los meses de noviembre de 2003, hasta julio de 2004, cuando el imputado cuidaba a su hija, conforme al régimen pactado con la madre. De modo que resulta de aplicación la regla del artículo 55 del código de fondo”.

    Destacó, en lo sustancial, que en la sentencia se ha tenido por cierto un solo hecho pero ocurrido en una secuencia temporal de nueve meses, y que, entonces, su asistido se vio impedido de acreditar, por −2−

    CAUSA Nro. 9817- SALA IV

    P.O., R. s/recurso de casación Cámara Nacional de Casación Penal Año del Bicentenario MARTÍN JOSÉ GONZALES CHAVES

    Prosecretario de Cámara ejemplo, que ese día no había visto a la niña, o que había estado trabajando,

    o en la compañía de su novia. Lo cual no se suple con la descripción que la niña efectuara en su relato acerca del mobiliario del lugar donde ocurrió el hecho materia de imputación o las circunstancias en que tuvo lugar.

    En segundo término, sostuvo que el tribunal descartó sin funda-

    mentos la versión exculpatoria brindada por su defendido.

    Que la evaluación de la prueba colectada fue arbitrariamente realizada, por cuanto el relato de la niña estuvo cargado de imprecisiones y no fue veraz.

    En función de ello destacó que si bien aquella relató que el hecho tuvo lugar cuando ella tenía tres años de edad, instantes después expresó que no sabía si era cierto que su padre la había tocado, puesto que no creía que él se hubiese comportado de esa forma; que su padre nunca le dijo que no dijera nada, y que en realidad a ella no le sucedió nada, y a continuación manifestó que no sabía si su padre la había tocado por fuera o por dentro de su pantalón; que continuó diciendo que luego de ocurrido el episodio se lo contó a su mamá, para nuevamente referir que no sabía si era cierto o se lo había imaginado, para concluir que quiere mucho a su padre y lo quiere seguir viendo. Que la niña pasó de decir que le había tocado la vagina, a que le ponía un bicho, a que creyó que fue producto de su imaginación y, en definitiva, a preguntar si eso ocurrió.

    Que si el hecho hubiese ocurrido, no resultaba lógico que la madre de la niña le pidiese que pasase con la menor los fines de semana, y que consintiese que ambos -padre e hija- se encuentren a solas, y menos,

    que haya pasado la menor las vacaciones con el imputado. P. como más verosímil la versión del imputado en cuanto a que la denuncia fue realizada por su ex mujer, luego de que durante una discusión él le manifestase que lucharía por la tenencia de su hija.

    También destacó que al enterarse de los dichos de la niña, fue el −3−

    imputado quien insistió en trasladarla al Hospital Gutiérrez a fin de que fuera revisada por profesionales, lo que demuestra que también estaba interesado en saber lo que le había ocurrido a la menor y conocer al autor de esa conducta.

    Sostuvo que las manifestaciones de la Licenciada Masculino de Herrán -que entrevistó a la menor en los términos previstos por el artículo 250 bis del C.P.P.N.- resultaron contradictorias, en tanto si bien por un lado sostuvo que lo de la “imaginación” es posible que alguien se lo haya dicho,

    luego expuso “que la menor tiene mucha culpa y que su relato, por las características que revistió, no era...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR