Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Viii, 13 de Marzo de 2017, expediente CNT 024315/2013

Fecha de Resolución:13 de Marzo de 2017
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Viii
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA VIII Expte. CNT Nº 24.315/2013/CA1 JUZGADO Nº 40 AUTOS: “P.L.A. c.I.S.A. y otros s. Despido”

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 13 días del mes de marzo de 2017, se reúnen en acuerdo los jueces de la Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y, de acuerdo con el resultado del sorteo realizado, proceden a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR L.A.C. DIJO:

  1. La sentencia de primera instancia hizo lugar a la demanda por despido contra I.S.A., R.J.L. y E.G.P. y a la acción incoada por enfermedad profesional, con base en la ley civil, contra la sociedad demandada citada precedentemente y contra SMG Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. Ello suscita la queja de las personas físicas demandadas, a tenor del memorial presentado a fs. 602/604, de I.S.A. a mérito del escrito de fs. 605/614 y, por último, de la aseguradora a fs. 616/622.

  2. Por razones de orden metodológico trataré en primer término el recurso de la sociedad accionada relativo al acogimiento de la demanda por cobro de pesos.

    Con relación al agravio referido al pago sin constancia documental, la demandada Itayai S.A. ataca la prueba testimonial con la que la sentenciante de grado encontró acreditado tal reclamo y cita las declaraciones con las que, sostiene, se debe desechar la postura del actor. Tiene razón la apelante, ya que los testimonios de Fecha de firma: 13/03/2017 Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.D.M., SECRETARIO #20290446#173692044#20170313090239282 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA VIII Expte. CNT Nº 24.315/2013/CA1 Campos (fs. 388) y L. (fs. 392) no resultan eficaces a los fines probatorios. En cuanto a C., ya que dijo tener juicio pendiente contra la demandada, sin perjuicio de lo cual, tanto el como los demás, S.L.L., dejaron de trabajar mucho tiempo antes que el actor, por lo que no resultan hábiles para acreditar hechos ocurridos con posterioridad a su cese y de los que no tienen conocimiento directo.

    Por otra parte, L.L., realiza un relato de lo sucedido a su persona y luego se refiere de manera general a la totalidad de sus compañeros, sin especificar haber percibido con sus sentidos la existencia de pagos clandestinos al señor P..

    Cabe señalar, que las inferencias de los testigos, no constituyen aserciones sobre hechos percibidos, por lo que no son materia de prueba testimonial. Los testigos no tienen suficiente valor probatorio, pues se trata de declaraciones que carecen de eficacia y precisión. En definitiva, los testimonios son inidóneos para acreditar que el accionante percibía parte de la remuneración en negro. Por ello corresponde desecharlas y detraer de la base de cálculo la suma que la determinó.

  3. El agravio referido a las horas extraordinarias es procedente. La señora J. a quo encontró acreditada la realización de las mismas conforme la prueba testimonial y la pericia contable en el que la perito informó que la demandada no exhibió las planillas horarias y que ello generaba una presunción a favor de la postura del actor.

    La apelante ataca el fundamento de grado y logra revertir lo resuelto en grado.

    Los testimonios son ineficaces para acreditar la realización de horas extraordinarias por parte del señor P..

    Fecha de firma: 13/03/2017 Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.D.M., SECRETARIO #20290446#173692044#20170313090239282 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA VIII Expte. CNT Nº 24.315/2013/CA1 Del análisis de los testigos surge lo siguiente: C. (v. fs. 357) trabajó para la demandada desde mediados de 1995 hasta los primeros meses de 2000. Reinozo (v.

    fs. 396) trabajó hasta 2008; C. (v. fs. 515), lo hizo hasta 1999 y por último, en cuanto a C. (v. fs. 388) prestó servicios hasta 2009. Todos estos testigos carecen de aptitud para declarar hechos acaecidos más de tres años después de que ellos dejaran de trabajar. En cuanto a L.L. (fs. 392) declaró que su jornada de trabajo era de 8 hs. a 18 hs. con un franco rotativo, para luego y sin dar razón de sus dichos, al referirse la del actor mencionó la descripta en la demanda. En el mejor de los casos, el testigo sólo pudo presenciar las primeras horas de trabajo del pretensor pero es inhábil para testimoniar lo que pasaba después que se retiraba. Por ello la declaración resulta ineficaz a los fines probatorios.

    Por otra parte, cabe destacar que la falta de exhibición de la planilla de horarios, no permite tener por reconocida la jornada de trabajo, pues esa es una consecuencia que no emerge de la interpretación del artículo 6º de la Ley 11.544. En todo caso, el hecho adquiriría significación si el trabajador hubiese demostrado que su jornada de trabajo era superior a la máxima legal, pero como ello no ocurrió, ninguna consecuencia puede extraerse de la omisión apuntada.

    Solo a mayor abundamiento me permito destacar que conforme surge de las planillas de fs. 436/441, anexas al informe pericial contable, al actor se le liquidaba el adicional por alimentación, el cual le era descontado, lo que indica, que la comida le era proporcionada en el establecimiento y, de conformidad con lo establecido en el CCT 389/04, el tiempo dedicado a la comida no integra la jornada de trabajo.

    Por ello, considero que debe revocarse la condena al pago de las horas extras, sin perjuicio de lo cual, advierto que en la liquidación de fs. 26 vta. y la referencia que se hace a ellas a fs. 23 in fine/vta. no se dirige a un resultado concreto de propuesta y más parece enderezada a integrar la remuneración mensual.

    Fecha de firma: 13/03/2017 Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.D.M., SECRETARIO #20290446#173692044#20170313090239282 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA VIII Expte. CNT Nº 24.315/2013/CA1

  4. Por todo lo expuesto, no encuentro acreditadas las causales por las que el accionante se colocó en situación de despido (artículos 66, 242 y 246 L.C.T.), correspondiendo revocar la sentencia en tanto condenó al pago de las indemnizaciones reclamadas y los restantes rubros vinculados al despido, como así

    también los emergentes de la ley de empleo (artículos 2º de la Ley 25.323, 10 y 15 de la Ley 24.013 y 45 de la Ley 25.345).

  5. La demandada deplora que se haya hecho lugar a la pretensión de obtener la multa del artículo 45 de la Ley 25.345. Cabe destacar que, dicha normativa sanciona al empleador con una indemnización, a favor del trabajador -equivalente a tres veces la mejor remuneración mensual, normal y habitual percibida durante el último año o el tiempo de prestación de servicios, si éste fuera menor-, cuando, intimado fehacientemente respecto de la entrega de los certificados previstos en el artículo 80 de la L.C.T., no la cumpla. Cuando, como en el caso, fueron puestos a disposición del trabajador (v. fs. 58/91), no se verifica tal incumplimiento. El actor no invocó, ni acreditó haber concurrido a la sede de la empresa, lugar de cumplimiento de la obligación de retirarlos. Cualquiera haya sido el motivo, debió -y no lo hizo-

    haber retirado los certificados de trabajo, con lo que incurrió en mora accipiendi. Por lo demás, las certificaciones fueron acompañadas al expediente (v. fs. 140/4) y la firma en ellas inserta cuadra dentro del plazo establecido para la puesta a disposición.

    Sentado lo anterior, señalo que, a mi juicio, no es deber del empleador consignar judicialmente el certificado de trabajo cuando el trabajador no concurre a retirarlo, pues la posibilidad de recurrir al pago por consignación constituye una potestad y no un deber del deudor en cuyo beneficio ha sido instaurado como medio Fecha de firma: 13/03/2017 Firmado por: L.A.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: V.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: S.D.M., SECRETARIO #20290446#173692044#20170313090239282...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA