Pequeña lección para los cuerpos diplomáticos

 
EXTRACTO GRATUITO

Con los miles de pases a planta permanente, contrataciones y prórrogas de contratos que Cristina Kirchner firmó antes de irse en el marco del Plan Luis XIV (El Estado soy yo), ya nadie recuerda que también nombró de apuro a una decena de embajadores en países como Japón, Nueva Zelanda, Mali o Paquistán. La mayoría de los designados no llegó a presentar las cartas credenciales -requisito para asumir una representación diplomática- antes del 10 de diciembre, y ahora quién sabe qué suerte correrán. El problema fue que las cartas credenciales llevaban la firma de Cristina Kirchner y allá (en Tokio, Wellington, Bamako, Islamabad o Kiev) se enteraron de que ella ya no es la presidenta argentina.

Zafó la camporista...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA