La penuria es un problema social y moral no solamente económico

Autor:E. Lèvinas
RESUMEN

La bendición supone un acto de capital importancia

 
EXTRACTO GRATUITO

La bendición supone un acto de capital importancia. Poder comer y beber es una posibilidad tan extraordinaria, tan milagrosa, como cruzar el Mar Rojo. Nosotros desconocemos lo que representa este milagro porque vivimos en esta Europa, por el momento, provista de todo, y no en un país del Tercer Mundo, y además porque nuestra memoria es breve. Allá uno entiende que poder comer hasta saciar el hambre es la maravilla de las maravillas. Volver en Europa al estado de indigencia, a pesar de todos los progresos de la civilización, todavía es una posibilidad a nuestro alcance, como lo prueban los años de guerra y los campos de concentración. En realidad, el itinerario que trae el pan, desde la tierra en que crece a la boca del que lo consume, es de los más arriesgados. Es como la travesía del mar Rojo. Un antiguo midrás, concebido en ese mismo espíritu, enseña: « Cada gota de lluvia que deben abrevar vuestros surcos es dirigida por diez mil ángeles para que pueda llegar a su destino ». ¡Nada más difícil que conseguir alimentarse! De tal forma que el versículo: « Comerás, serás saciado y bendecirás » (Deut 8,10) no se trata de una tontería piadosa, sino del reconocimiento de un milagro cotidiano y expresión de la gratitud que tal milagro debe suscitar en las almas. Pero la obligación de gratitud va más lejos. Según una forma de hablar propia de los rabinos, la bendición suscita ángeles favorables, intercesores capaces de combatir los malos espíritus que se interponen entre el alimento de los hambrientos y quienes acechan y ponen impedimentos par que el pan llegue a la boca. ¿Se reduce esto a figuras de una trasnochada retórica? A menos que allí no se haga una descripción de la encantadora sociedad en la que vivimos, la sociedad de la libre concurrencia y de las contradicciones capitalistas.

Si se consiente en esta última proposición, se comprende mejor la proximidad entre la bendición y el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA