Pelea entre Edesur e YPF por el suministro eléctrico para los autos

 
EXTRACTO GRATUITO

Aunque el negocio aún no arrancó en el país, ya comenzaron las disputas entre las grandes compañías interesadas en quedarse con él. Edesur, distribuidora de electricidad en una mitad de la ciudad de Buenos Aires y en 12 partidos del conurbano, le envió una dura carta al ENRE (el ente que regula la prestación de ese servicio) en la que critica la intención de la petrolera YPF, anunciada en abril pasado, de vender electricidad para autos en sus estaciones de servicio emplazadas en la región a cargo de la concesionaria eléctrica.

Se trata de un movimiento defensivo por parte de Edesur: no quiere ceder la participación en uno de los negocios del futuro sin establecer las pautas en las que se desarrollará. Con un dato adicional: pese a su incipiente desarrollo local, la controlante de la empresa eléctrica es una de las grandes jugadores de ese negocio en Europa.

La nota, que fue fechada el 8 de agosto pasado y está dirigida al directorio del ENRE, le recuerda al organismo que, tal como estipula su contrato, Edesur tiene la "concesión del servicio de distribución y comercialización de energía eléctrica con exclusividad en el área de concesión delimitada por ese contrato".

Y para despejar por completo alguna duda residual, la empresa aclara más adelante en el documento enviado al ente regulador que "nadie puede vender ni subdistribuir en cualquier forma la energía eléctrica que la distribuidora suministre". Es decir que eventualmente YPF no puede tomar energía de la red para luego revenderla a sus clientes.

Para YPF, en tanto, el intento de la empresa eléctrica se basa en una mirada monopólica del negocio, que deberá resolver en el futuro la regulación, a cargo del Estado. Pese a la disputa, sin embargo, allegados a la petrolera estatal deslizaron que no ven en peligro su plan para abastecer de electricidad a los autos.

La nota de Edesur, que vio LA NACION, lleva la firma de Mariano Guaita, gerente de Asuntos Legales de la empresa; fue dirigida al directorio del ENRE y al presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, y busca contener la avanzada de la empresa bajo control estatal en uno de los negocios del futuro, según interpretan los referentes del sector. Hay motivos para pensar que eso ocurrirá.

La pelea tiene otros enredos y contrapuntos no tan frecuentes en el mundo de los negocios. Por caso, Edesur está bajo el control de la italiana Enel, pero participa de su capital social Nicolás Caputo, el mejor amigo del presidente Mauricio Macri. E YPF está...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA