Un pedido que nadie admite haber hecho

 
EXTRACTO GRATUITO

La Justicia no lo pidió, la Cancillería lo negó y la Policía Federal Argentina actuó de oficio. Nadie se hizo cargo del pedido de información que el Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos (Homeland Security) rechazó por improcedente.El 16 de mayo de este año una solicitud del departamento legal de Twitter, por orden del Departamento de Seguridad Interior estadounidense, dio visibilidad al pedido que le había realizado la División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal.Consultadas por LA NACION, fuentes oficiales del Gobierno aseguraron que la fiscal subrogante Cristina Caamaño hizo una denuncia "por amenazas de muerte a través de Twitter" y explicaron que por ese motivo se "ordenó una investigación judicial". Aseguraron asimismo que no intervino el secretario de Seguridad, Sergio Berni."Es una cuestión judicial en la que el Gobierno no intervino", dijeron a LA NACION funcionarios de la Casa Rosada, en medio del escándalo.Es por esa denuncia de Caamaño que la fiscal Daniela Dupuy les requirió varias medidas a las fuerzas federales de seguridad, como auxiliares de la Justicia. De allí que la División Delitos Tecnológicos, dirigida por Walter Bernal, realizó el pedido a la Homeland Security de los EE.UU. de información a Twitter.Según explicaron a este medio fuentes de la fuerza...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA