Patrimonio: curiosidades de los bienes de los funcionarios

Una fana de River suelto en la Rosada

A Mario Quintana, mano derecha de Marcos Peña, poco le importa la invasión de hinchas de Boca en el Gobierno. El ex dueño de Farmacity es uno de los empresarios que se acercó a River Plate, el club de sus amores, en su peor momento. Acudió a la convocatoria de su amigo Rodolfo D'Onofrio, que, apenas asumió como presidente de River en 2013, pidió a un grupo de empresarios que apoyara económicamente al club recién ascendido. Quintana confió desde el comienzo en su gestión, que le daría más de una satisfacción en el Monumental. Pero la deuda de River con Quintana se extiende hasta estos días. A fines de 2014, el club adeudaba $ 1 millón al entonces titular del Grupo Pegasus. Ese número, incluso, creció durante 2015: la mano derecha de Marcos Peña tenía por cobrar $ 1,6 millones, según consta en su declaración jurada. Pero Quintana no es el único amigo de D'Onofrio en el oficialismo. El conductor de River es el principal aliado de Daniel Angelici, presidente de Boca y hombre de confianza de Mauricio Macri en su cruzada por la Superliga, el proyecto que impulsa el Gobierno para quedarse con el control financiero de la AFA.

El misterioso sueldo de los CEO

Para el Gobierno son un ejemplo: empresarios exitosos que dejaron un plácido pasar en la actividad privada para ayudar en el Estado. Como era previsible, esta semana se conoció que Juan José Aranguren, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui son los más ricos del gabinete. Pero sus ingresos como CEO de compañías multinacionales aún no se conocían: abultados sueldos que resignaron al desembarcar en el Gobierno. Algunos de esos datos quedaron expuestos en sus declaraciones juradas. Aranguren, ex número uno de Shell, informó "ingresos netos como renta del trabajo" por casi $ 10 millones en 2015; casi $ 750.000 por mes. Una cifra muy distante de los $ 110.000 mensuales que perciben los ministros. Lopetegui, ex titular de LAN Argentina, percibió $ 435.000 por mes, y Mario Quintana, que era presidente de Farmacity, cobró $235.000 por mes. Estas cuentas no incluyen los premios anuales que suelen recibir los ejecutivos, como el regalo de acciones o pagos extraordinarios. La mayor parte de la fortuna de los CEO del Gobierno es atesorada en Estados Unidos. Todavía es un misterio, sin embargo, si repatriarán sus bienes, como lo hizo Mauricio Macri.

La insólita demora de un ministro

¿Cuál es el colmo para un ministro de Modernización? Andrés Ibarra, el funcionario encargado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba