Un paso hacia la vereda de enfrente

RESUMEN

El mensaje de Hugo Moyano contra el gobierno nacional sentó las bases de una incipiente discusión ideológica dentro del justicialismo, detrás de la cual no pueden ocultarse las heridas que dejó una disputa por espacios de poder, oportunamente saldada por la presidenta Cristina Kirchner en favor de la militancia vinculada con La Cámpora y en contra del gremialismo.

 
EXTRACTO GRATUITO

El mensaje de Hugo Moyano contra el gobierno nacional sentó las bases de una incipiente discusión ideológica dentro del justicialismo, detrás de la cual no pueden ocultarse las heridas que dejó una disputa por espacios de poder, oportunamente saldada por la presidenta Cristina Kirchner en favor de la militancia vinculada con La Cámpora y en contra del gremialismo.

El titular de la CGT se muestra persuadido de que la jefa del Estado pretende destruirlo para seguir congraciándose con sectores de izquierda.

Los tiempos en que la Presidenta posaba para las fotos con la gorra de los camioneros junto a Moyano o en que su gobierno lo utilizaba como fuerza de choque quedaron atrás.

A lo largo de todo este año, el secretario general de la central sindical ha ensayado distanciamientos y acercamientos respecto del Gobierno. Su estrategia incluyó amenazas y declaraciones hostiles, pero también frenos y actitudes conciliadoras. Tras el acto de ayer en Huracán, Moyano tensó la cuerda, con la mira puesta en construir una alternativa política diferente a la encarnada por el kirchnerismo.

Más de una vez, Moyano ha fantaseado con convertirse en una suerte de Lula argentino. Hoy se halla a años luz de esa posibilidad. Sin embargo, no es poco lo que logró en las últimas semanas. Su mayor cosecha fue el aval de dos representantes del sindicalismo que hace poco lo veían como rival: el gastronómico Luis Barrionuevo y el conductor de los trabajadores rurales, Gerónimo Venegas.

Si hasta hace días la continuidad inmediata de Moyano al frente de la CGT parecía en discusión, hoy pocos dudan de que, como mínimo, se respetará su mandato hasta mediados de 2012.

Es que el propio Gobierno le ha servido en bandeja los argumentos para fortalecerse. Las presiones oficiales para morigerar la negociación de aumentos salariales y las versiones sobre la intención kirchnerista de apoderarse de la caja de las obras sociales, sumada a la deuda que el Estado mantiene con éstas, le brindaron a Moyano dos banderas para mantener unido su frente interno.

Como en otras ocasiones de nuestra historia política reciente,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA