Pareto sueña en su versión recargada

 
EXTRACTO GRATUITO

Nunca tan encumbrada en los números, ni tan enfocada, ni tan ilusionada como en estos días. Paula Pareto es hoy la N° 1 del ranking olímpico de judo y la 2a del ranking mundial, estadísticas que le abren una puerta franca a los Juegos Olímpicos de Río 2016. A los 29 años está mucho más aplomada y madura que cuando ganó la medalla de bronce en Pekín 2008. Despejada, la Peque es un peligro para cualquier rival, no importa que eventualmente sea inferior en lo técnico. Así de chiquita como se la ve, con sus 48 kilos reglamentarios para su categoría, Pareto es un terremoto dispuesto a defender la medalla panamericana de oro de Guadalajara 2011. Toronto la espera dentro de un mes. Mientras tanto, en cada jornada de entrenamientos hunde sus pies descalzos y ensaya llaves sobre el tatami del gimnasio del Cenard, allí donde desde un cuadro observa vigilante el japonés Jigoro Kano, fundador del judo hace dos siglos.

"Este año es el mejor de mi carrera por los resultados en las competencias. La medalla en Pekín fue importante, pero después me costó bastante mantener ese nivel; fue porque estaba mucho con la facultad intentando terminar Medicina. De hecho, los mejores resultados se dieron después de que me recibí, a partir del año pasado. Esta libertad mental que gozo ahora me sirve para mejorar la parte deportiva", comenta Pareto.

-¿Qué trasladaste del estudio a la competencia en las giras?

-El estudio provocó que no estuviera todo el tiempo pendiente del judo. En el deporte es bueno que tu concentración no siempre esté volcada a una misma meta; si tenés otras preocupaciones o inquietudes, no vas a depender solamente de un objetivo. En cambio, si hacés que todo se circunscriba al judo, como veo que ocurre con algunos de mis compañeros, tal vez te estés poniendo más presiones de las que debés. Seguramente, si tu única meta es el deporte, el nivel de frustración será mayor. De esta manera me planteo varios desafíos, algunos se cumplirán y otros no. Es cuestión de esperar el momento indicado para emprender cada tarea.

-¿Qué experiencia extrajiste de tus prácticas en el Hospital de San Isidro?

-Allí conocí historias de vida que me hicieron valorar un montón de otras cosas. Sobre todo en jóvenes de entre 20 y 30 años con enfermedades terminales y fuertes crisis. He ido a puestos sanitarios y las realidades son muy complicadas; intenté ponerme a su nivel y ayudarlos. Por eso digo: la medicina me dio otra perspectiva de lo que significa ganar y cómo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA