Por qué el Papa no vendrá a la Argentina

 
EXTRACTO GRATUITO

Si alguna duda no existe fuera y dentro de la Iglesia es que el arzobispo de La Plata, Víctor Fernández, es el prelado que mejor interpreta al papa Francisco. Discípulo suyo desde que el Pontífice era cardenal (lo sentó en el rectorado de la Universidad Católica Argentina cuando Fernández todavía era un simple sacerdote), ahora el arzobispo platense es un consejero imprescindible en el Vaticano cuando se trata de elaborar documentos de importancia teológica o histórica.Es probable que no todas las palabras de Fernández sean exactamente las palabras del Papa, pero es improbable, si no imposible, que haga pública posiciones que disgustarían a Bergoglio. El propio Papa suele decir en reserva que Víctor Fernández es un inmejorable referente suyo en la Argentina. Fernández acaba de hacer dos declaraciones públicas -en rigor, las publicó en su cuenta en Facebook- sobre la decisión del presidente electo, Alberto Fernández, de priorizar el envío al Congreso de una ley de legalización del aborto, por un lado, y sobre la posibilidad de que Francisco no visite la Argentina el año próximo (o nunca, si se lo lee bien).La reacción de Víctor Fernández se produjo después de que el presidente electo anunciara que enviará cuanto antes al Congreso (o lo harán sus legisladores) un proyecto de ley para legalizar el aborto. Al arzobispo lo sorprendió el cambio de posición de Alberto Fernández, quien antes había dicho que ese tema debía ser tratado con cuidado porque era divisorio de la sociedad. Debe consignarse, que en un reportaje que concedió a LA NACION hace varias semanas, Alberto Fernández tuvo conceptos muy parecidos sobre la urgencia que molestó al arzobispo platense. Entonces, claro está, Alberto no era presidente electo.De todos modos, la actitud contraria al aborto es una posición unánime en la Iglesia, que une tanto a conservadores como a reformadores, a bergoglianos como a bergoglianos críticos. El Papa, que suele tener posiciones reformistas en lo pastoral (como el trato de la Iglesia a los divorciados, por ejemplo), es intransigente en materia de aborto. Para él, hay cuestiones que hacen a la vida humana, como las posiciones sobre el aborto, la pobreza o la vejez, que son innegociables. "Si negociáramos sobre la vida humana, sobre qué es descartable y qué no, estaríamos olvidando nuestra misión en este mundo", suele decir el Pontífice.El Papa está enterado de las declaraciones de Alberto Fernández, porque el arzobispo Fernández le envió las dos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA