Palabras del Señor Decano de la Facultad de Derecho: La Facultad de Derecho y la pandemia. Virtualización de la enseñanza del Derecho: Un proceso complejo, paradójico y épico

AutorProf. Dr. Guillermo E. Barrera Buteler
CargoDecano
Páginas333-353
ぬぬぬ
CRÓNICOS E INFORMACIONES
Sumario:
Palabras del Señor Decano de la Facultad de Derecho: La Facultad de
Derecho y la pandemia. Virtualización de la enseñanza del Derecho:
Un proceso complejo, paradójico y épico. Formación académica. For-
mación en posgrado. Actividades en investigación. Actividades de
extensión y relaciones internacionales. Actividades para graduados.
Palabras del Señor Decano de la Facultad de Derecho. La Facultad de Derecho
y la pandemia. Virtualización de la enseñanza del Derecho: Un proceso com-
plejo, paradójico y épico
Ante la veloz expansión de la pandemia de Covid-19, que la Comisión In-
teramericana de Derechos Humanos ha calificado como “emergencia global sin
precedentes”, nuestra querida Facultad de Derecho ha debido, de manera súbita y
también impensada e inimaginada por sus autoridades, profesores, no docentes y
estudiantes, readecuar su forma de enseñar, de educar, de administrar y de gestio-
nar, para evitar la paralización de sus actividades, sin menoscabo de la excelencia
académica. Fue necesario un gran esfuerzo de todos los miembros de la comunidad
educativa para equilibrar los requerimientos del cuidado de la salud y de la vida,
con los derechos estudiantiles, los derechos laborales de docentes y no docentes y
la necesidad de preservar el nivel de calidad de la enseñanza que ha caracterizado a
nuestra Casa de Altos Estudios a lo largo de sus 228 años de existencia y de los casi
dos siglos previos durante los cuales la Universitas Cordubensis Tucumanae enseñó
Derecho sin tener una Facultad específica para esa área del conocimiento.
Desde el mes de marzo a raíz de la emergencia sanitaria establecida por Ley N°
27541, lo dispuesto por el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 260/2020 y 297/2020;
la Resolución Rectoral Nº 367/2020 y las Resoluciones Decanales Nº 210/2020 y
232/2020, la Facultad debió vaciar sus aulas, pero no se resignó a dejar de cumplir
su misión prioritaria de enseñar Derecho, para lo cual se potenció el trabajo con los
entornos virtuales de enseñanza y aprendizaje, con variadas estrategias didácticas
para continuar garantizando el derecho de enseñar y aprender.
CRÓNICAS E INFORMACIONES*
Revista de la Facultad, Vol. XI • Nº 2 • NUEVA SERIE II (2020) 333-354
*Reseña realizada por la Prof. Carla Saad.
ぬぬね
Revista de la Facultad, Vol. XI • Nº 2 • NUEVA SERIE II (2020) 333-354
El proceso de virtualización
Habiendo transcurrido ya un semestre desde que inició este proceso, de ma-
nera repentina y sin precedentes, estamos en condiciones de hacer unas primeras
reflexiones sobre el camino transitado.
A partir del mes de marzo la Facultad puso en marcha diferentes acciones para
trabajar con los profesores y equipos de cátedra a los fines de organizar la virtua-
lización de las cuatro carreras que actualmente se dictan en la Facultad: Abogacía,
Notariado, Profesorado en Ciencias Jurídicas y Tecnicatura Superior Universitaria en
Asistencia e Investigación Penal, todas ellas diseñadas como carreras presenciales.
Es significativo destacar que se trató de más de 121 cátedras, 60 espacios curriculares
opcionales, alrededor de 950 docentes y de 14.000 alumnos.
El punto de partida para trabajar con la virtualización tuvo características
diversas en cada una de las carreras que se dicta en la Facultad porque, mientras
el Profesorado en Ciencias Jurídicas había nacido utilizando aulas virtuales muy
completas y funcionales para el dictado de cada asignatura, lo que facilitó en gran
medida la migración, no ocurría lo mismo con las otras carreras. Por su parte, la
Tecnicatura Superior Universitaria en Investigación Penal también contaba con
algunas aulas virtuales funcionando que igualmente facilitaron la tarea. En el caso
de las carreras de Notariado y Abogacía -esta última la que cuenta con la mayor
cantidad de alumnos y docentes- ya se había comenzado a utilizar en diversos gra-
dos e intensidad las aulas virtuales como complemento de la enseñanza presencial,
pero aún existían muchas cátedras que no tenían ninguna experiencia utilizando
este tipo de entornos.
No obstante ello, en todos los casos la calidad académica de las propuestas de
enseñanza, la formación y trayectoria de cada Profesor y equipo de Cátedra y la
predisposición inigualable de nuestros docentes hicieron que el proceso se pudiese
poner en marcha, evitando así la pérdida del año.
Por supuesto que en un primer momento y frente a lo inesperado y súbito del
cambio hubo cierta incertidumbre sobre cómo proceder, pero aquellas inquietudes
y en algunos casos resistencias iniciales, se disiparon gracias a la vocación docente
inquebrantable de nuestro cuerpo de profesores y al acompañamiento de los di-
ferentes equipos de la Facultad que fueron trabajando codo a codo para llegar a
buen puerto. Junto, claro está, a la buena disposición y adaptación para el trabajo
remoto intenso por parte de los no docentes y al esfuerzo de nuestros estudiantes.
Principales decisiones
A los fines de aludir a las principales decisiones que se tomaron cabría destacar
definiciones en diferentes órdenes:

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba