Palabras previas

Autor:Esteban M. Usabiaga
Páginas:13-19
 
EXTRACTO GRATUITO
Derecho y discurso penal juvenil
12 13
PALABRAS PREVIAS
Estas páginas abordan sólo una parte de la cuestión penal
juvenil: por un lado, aquella parte que tiene lugar en los me-
canismos penales previstos a partir de conductas y resultados
social y jurídicamente relevantes; por otro, la parte del con-
trol y selección que también social y jurídicamente construye
y hace centro en cierto estereotipo de joven. Podríamos lla-
marlos los campos de la gravedad y de la peligrosidad. Son los
que suscitan la reacción punitiva.
Estos campos se entrecruzan; a la vez contienen aspectos
que, en denitiva, muestran que no se opera sólo sobre el “ne-
gro” del espectro, ni siquiera sobre el “gris oscuro”, sino tam-
bién y mucho sobre el “gris claro”.
La necesidad de encuadrar así el objeto no parte de que
creamos carentes de relevancia otros estudios sobre respues-
tas alternativas no institucionalizantes, justicia restaurativa
y demás herramientas que buscan “tratar” el joven en con-
icto con la ley penal en forma distante de la pena, sino de
que en estas cuestiones no parece haber demasiada tensión ni
debate teórico en cuanto a su bondad y procedencia, porque en
verdad hasta ahora parece demostrarse que -al menos fuera
de comunidades relativamente pequeñas- sólo son posibles en
situaciones excepcionales frente a estos campos.
En dicho marco, si hay una tesis detrás del presente tex-
to que pudiese justicarlo, ésta se articula a partir de lo que
no está bien y de lo que no se puede cambiar, al menos en lo
inmediato. No está bien la peligrosidad como expresión de la
defensa social, no está bien allanarse al castigo como deterio-
ro; no está bien hacer como si mandar al joven a la escuela un
tiempo alcanzara; no está bien creer que la garantía procesal
y el principio de legalidad es todo lo que hay que sostener. No
se puede cambiar un estado de la opinión pública y ciertas
concepciones culturales muy arraigadas respecto de la pena y
el castigo; no se puede cambiar el hecho de que los discursos
segregativos son también aspectos de la estrategia política de
sectores de poder. No se puede cambiar que los operadores

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA