En el país de las vacas, la industria del cuero no logra ser competitiva

 
EXTRACTO GRATUITO

El país de las vacas está en medio de un debate silencioso entre los jugadores de la industria del cuero, marroquinería y calzado. Y la gran cuestión es: ¿cuánto hay que avanzar en la cadena de valor? Mientras que en el sector de las confecciones quieren más material para poder abastecer el mercado interno y exportar más productos terminados, en las grandes curtiembres -que envían el 90% de su producción al mercado externo- tienen una definición propia de lo que sería el agregado de valor. Lo cierto es que, más allá de ese debate, por el momento ningún sector es plenamente competitivo y, de acuerdo con las estadísticas del PBI a precios constantes, en el bienio 2016/2017 el sector retrocedió un 16,2%.

La cadena está formada por los ganaderos, proveedores del cuero "crudo"; las curtiembres, que realizan procesos sobre el material para que esté listo para la confección y la marroquinería y el calzado. Los desafíos comienzan desde el inicio de esta serie y así lo explica Carlos Montes, director de INTI Cueros, el centro del Instituto Nacional de Tecnología Industrial que promueve el desarrollo del sector: "El cuero no es el principal producto de la vaca, lo que hace que se cuide más el contenido y no tanto el envase. Se adquiere una materia prima que no es la óptima a nivel mundial, ya que muchas veces llega con heridas de alambre de púa o con la marca de fuego, por una normativa argentina que en otros países del mundo no existe".

Las curtiembres están agrupadas en dos grupos: la Cámara de la Industria Curtidora Argentina (CICA), formada por las grandes empresas que se dedican principalmente a la actividad exportadora, y la Asociación de Curtidores de la Provincia de Buenos Aires (Acuba), en la que están las pymes enfocadas principalmente en el mercado interno.

Eduardo Wydler preside CICA, que agrupa a unos 60 establecimientos que emplean directamente a 10.000 personas. Las condiciones, dice, no son las mejores a nivel local e internacional: "Las bajas faenas y las asimetrías de costos con competidores dificultaron la evolución ascendente de las exportaciones, que hoy alcanzan más de US$1000 millones anuales", explica. Los principales destinos para el cuero argentino hoy son China, Croacia, Tailandia, México y Estados Unidos, entre otros.

Incentivos

Los grandes curtidores reclaman más incentivos: "La continuidad de una política de desaliento a la exportación de materia prima sin industrializar es indispensable. También es necesaria la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA