La apuesta del padre de Rory trae un efecto retroactivo

 
EXTRACTO GRATUITO

Hace diez años, Gerry McIlroy estaba convencido de que su hijo sería una estrella del golf. Tanto es así que en 2004, junto con otros tres amigos, apostó a que aquel Rory de 15 años de edad ganaría el Open Británico antes de que cumpliera los 26.La apuesta ascendió a un total de 400 libras entre los cuatro (683 dólares) y en esos momentos se cotizaba 500 a 1. De esta manera, si el norirlandés triunfa hoy en el campo de Royal Liverpool, los cuatro amigos habrán embolsado 200.000 libras, unos 341.500 dólares.La historia fue relatada por el periodista Andrew Cotter, que habitualmente cubre golf para la cadena BBC, y que ayer confirmó los datos con el propio Rory McIlroy, que recién cumplirá 26 el 4 de mayo.Al margen del aspecto económico, Rory ya le había dado una gran satisfacción a Gerry hace tres años, ya que se consagró en el US Open en el Día del Padre. Cuando se selló la victoria en Congressional, ambos se fundieron en un abrazo en el hoyo 18 y protagonizaron el momento más emotivo de aquel torneo.Fuera de esta anécdota del doble campeón de Majors y su familia, ayer Ángel Cabrera siguió subiendo posiciones y se ubicó en el 34° puesto tras la 3a vuelta, con un total de 215 (-1). Pero el cordobés terminó con un sabor amargo porque rindió de mayor a menor.El Pato, que salió del hoyo 10, anotó dos birdies seguidos en el arranque. Si bien no pudo bajar en los accesibles pares 5 del 16 y 18, sí agregó otros dos aciertos en los hoyos 1 y 3. Hasta ese momento marchaba...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA