El Pacto de San José de Flores y la Unión Nacional

Autor:Guillermo Raúl Moreno
Cargo:Docente de Historia Constitucional de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata
Páginas:21-24
 
EXTRACTO GRATUITO
REDEA. DERECHOS EN ACCIÓN | Año 2 Nº 3 | Otoño 2017
pág. 21
MATERIAL DE CÁTEDRA |
El Pacto de San José de Flores y la Unión Nacional
Por Guillermo Raúl Moreno1
I – Introducción
Luego de triunfar en la batalla de Cepeda el general Justo José de Urquiza marchó ha-
cia la ciudad de Buenos Aires estableciendo su Cuartel General en San José de Flores.
Después de algunas deliberaciones con las autoridades porteñas y con la mediación de
Francisco Solano López, en representación del gobierno del Paraguay, las partes en con-
icto rmaron un tratado de paz por el que Buenos Aires se declaraba parte integrante
de la Confederación y se comprometía a jurar la Constitución Nacional. Se ponía así n
al estado imperante desde 1852 cuando Buenos Aires se separó del resto de las provin-
cias argentinas desconociendo la labor constituyente del Congreso reunido en Santa Fe.
El pacto de San José de Flores, de especial importancia en la historia constitucional de
nuestro país, signicó dar cumplimiento a unos de los objetivos previstos en preámbulo
de nuestra Carta Magna…“constituir la unión Nacional”.
II – Contexto histórico
Derrotado Rosas en la batalla de Caseros el 3 de mayo de 1852 y ya alejado de la escena
nacional, las provincias argentinas lograron reunir el Congreso Constituyente en Santa
Fe y dotar así al país de una Constitución en 1853. Buenos Aires, incumpliendo lo re-
suelto en el Acuerdo de San Nicolás de los Arroyos de 1852 (Moreno, 2008), no partici-
pará en aquella convención constituyente optando en su lugar por separarse del resto de
las provincias y dictar su propia constitución en 1854.
Frente a ello, la Argentina quedó fracturada en dos bloques independientes: por un lado
la Confederación con sus trece provincias; y por otro, el “Estado de Buenos Aires”2.
Entre tanto el C ongreso Constituyente sancionó la nueva Constitución el 1° de mayo
de 1853, siendo promulgada el 25 de mayo y jurada el 9 de julio de aquel año. El 20 de
febrero de 1854 el Congreso nombró presidente de la Confederación Argentina al Gene-
ral Urquiza para luego disolverse una vez cumplido sus objetivos.
Producida la ruptura, las dos partes pactan una situación de statu quo en diciembre
de 1854 comprometiéndose a mantener la paz, la buena armonía y a no consentir la
desmembración del territorio. No obstante estos propósitos de buena voluntad las ten-
siones fueron incrementándose entre ambos bandos. La Confederación, que había
jado su capital en Paraná, debía enfrentar múltiples dicultades y la carencia de me-
dios económicos al no contar con los ingresos aduaneros del puerto de Buenos Aires
(Galletti, 1987). Esta situación conictiva se agravó aún más cuando la Confederación
1 Docente de Historia Constitucional de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Uni-
versidad Nacional de La Plata.
2 Según establecía el artículo 1° su Constitución de 1854: “Buenos Aires es un Estado con el
libre ejercicio de su soberanía interior y exterior, mientras no la delegue expresamente en un
gobierno federal”. (Corbetta, 1984). Textos Constitucionales de Buenos Aires, Suprema Corte de
Justicia de la Provincia de Buenos Aires, La Plata.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA