El pacto fiscal que consiguió Vidal anticipa el modelo que busca Macri

Horas antes de que reciba a los gobernadores para intentar dar el puntapié inicial a un nuevo pacto fiscal, concretó el mismo objetivo con los 135 municipios bonaerenses. Anteanoche, pese al rechazo airado de varios intendentes opositores y la silenciosa incomodidad de algunos oficialistas,

La modificación de la ley 13.295 impide a los intendentes endeudarse por encima del 10% de sus recursos corrientes, salvo para refinanciar deuda previa en mejores condiciones. Tampoco les permite aumentar gastos corrientes por encima de la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) ni elevar su planta de personal más allá del aumento de la población. Salvo que absorban servicios nacionales, provinciales o privados, o que los autorice la provincia.

El nuevo régimen también prohíbe a los intendentes que están por dejar el cargo que incrementen el gasto corriente con carácter permanente, para cortar con los habituales pases a planta permanente masivos de los fines de ciclo.

A tono con la rebaja de Ingresos Brutos que pide Macri a los gobernadores, la reforma de Vidal invita -de un modo más laxo- a los municipios a bajar las tasas sobre sectores productivos, como las que se cobran por seguridad, higiene y ABL.

También dispone que los intendentes acompañen sus proyectos de presupuesto con información más detallada sobre proyecciones de recursos y gastos y el stock de deuda municipal, e insiste en que los municipios publiquen su presupuesto en su sitio web, junto a una actualización trimestral de la ejecución presupuestaria. Detalle último que hoy tampoco cumple la provincia.

Para los intendentes de la oposición, la reforma avanza sobre las autonomías municipales. Para La Plata, se trata de aportar "sentido común" a los gastos municipales. "Se pide que el personal municipal no suba más que la población, que la deuda contraída sea razonable, que no se le trasladen problemas financieros al sucesor", sostuvo el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza.

Con un debate de poco más de dos semanas y una discusión en la Cámara de Diputados y el Senado de un puñado de horas (en la que también se aprobó el presupuesto 2018, un nuevo endeudamiento de $ 95.000 millones, la ley impositiva y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba