Los pañuelos que fueron producto del azar

 
EXTRACTO GRATUITO

El nacimiento de los pañuelitos descartables Kleenex tuvo varias idas y venidas y fue difícil definir cuál iba a ser finalmente su uso. Casi de casualidad, con el fin de la Primera Guerra Mundial, comenzó la historia de este producto diseñado por Kimberly-Clark.Todo empezó en Estados Unidos en el año 1914, cuando la compañía creó una celulosa que se utilizaba para la fabricación de las máscaras antigás que se usaban en la Gran Guerra. Pero una vez finalizado el enfrentamiento armado, desde la empresa no quisieron desprenderse de su invento, sino simplemente darle un uso diferente.Y fue así que en 1920 lo utilizaron para hacer las toallas femeninas, a las que bautizaron bajo el nombre de "Kotex".Pero en aquel momento, los productos para higiene femenina no tenían mucho éxito, por lo que rápidamente desde Kimberly-Clark optaron por cambiar los ingredientes del papel hasta lograr uno mucho más suave, ideal para usar como pañuelo desechable, aunque nadie sabía qué se podía limpiar con él ni cómo comercializarlo.Finalmente, el equipo de Kotex lo pensó como sustituto desechable de las toallitas faciales, en medio del fuerte aumento del consumo de cosméticos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA