Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala G, 26 de Marzo de 2019, expediente CIV 045669/2014/CA001

Fecha de Resolución26 de Marzo de 2019
EmisorCamara Civil - Sala G

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G “P., M. C/ C., L. A. Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”.

EXPTE. Nº CIV 45.669/14 - JUZG.: 104 LIBRE.: CIV/45669/2014/CA1 En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 26 días de marzo de dos mil diecinueve, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: “P., M. C/

C., L. A. Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia de fs. 556/567, aclarada a fs. 569, la que se encuentra mal compaginada y en consecuencia mal foliada, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores CARLOS ALBERTO CARRANZA CASARES - MARIA ISABEL BENAVENTE - CARLOS ALFREDO BELLUCC

I.-

A la cuestión planteada el Señor Juez de Cámara Doctor C.C. dijo:

  1. La sentencia apelada En la tarde del 31 de marzo de 2014, en la intersección de Av. Almirante B. y Gualeguay de esta ciudad, chocaron la moto Honda al mando de su dueño M.P. con el Peugeot 208 conducido por su titular L. A. C..

    Fecha de firma: 26/03/2019 Firmado por: C.A.C.C.-MARIAI.B.-CARLOSA.B. #21096673#230091316#20190325115052841 La sentencia dictada en el juicio iniciado por el primero condenó al segundo, con extensión a La Equitativa del Plata S. A., al pago de $340.000, más intereses y costas, por considerar que el conductor del Peugeot no había tomado los recaudos necesarios previos a realizar un giro a la izquierda en la aludida bocacalle.

    A tal efecto, el juez consideró que el demandado no había logrado probar la culpa de la víctima que había invocado.

  2. Los recursos El fallo fue apelado por ambas partes.

    El actor en su memorial de fs. 586/592, respondido a fs. 614/618, cuestiona el tratamiento conjunto de la incapacidad física y psicológica y la suma asignada por ella, como así

    también lo decidido sobre daño moral, gastos médicos, de farmacia y movilidad, privación de uso, compra de vestimenta y pérdida de viaje al extranjero.

    El demandado y su aseguradora, en su escrito de fs. 594/600, contestado a fs. 605/610, se agravian de la responsabilidad atribuida y de lo otorgado por incapacidad, daño moral y material, gastos de farmacia y médicos y traslados, gastos de vestimenta, privación de uso; y por la tasa de interés aplicada.

  3. La ley aplicable A., ante todo, que en razón de la fecha en la que tuvo lugar el hecho fundamento del reclamo, no corresponde la aplicación retroactiva de la normativa de fondo del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (cf. art. 7 del citado, similar al art. 3 del Código Civil).

  4. La responsabilidad El pronunciamiento ha encuadrado correctamente el presente en el supuesto de la parte final del segundo Fecha de firma: 26/03/2019 Firmado por: C.A.C.C.-MARIAI.B.-CARLOSA.B. #21096673#230091316#20190325115052841 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G párrafo del art. 1113 del Código Civil (ver art. 1757 del Código Civil y Comercial de la Nación). Por lo tanto, al estar en juego un factor de atribución objetivo, no pesa sobre la parte actora la carga de demostrar la culpabilidad del agente dañoso, sino que es la demandada quien para eximirse de responsabilidad, debe probar la ruptura del nexo causal, esto es, la culpa de la víctima o la de un tercero por el que no debe responder civilmente o el caso fortuito (Fallos: 321:3519; C.N.Civ., esta sala, L.468.763, del 16/2/07 y sus citas).

    La Cámara Civil en el conocido fallo plenario dictado el 10 de noviembre de 1994 ha establecido que la responsabilidad del dueño o guardián emergente de accidentes de tránsito producidos como consecuencia de una colisión plural de automotores en movimiento, no debe encuadrarse en la órbita del art.

    1109 del Código Civil (“V., E.F. c/ El Puente S.A.T. y otro”) y la Corte Suprema de Justicia ha dicho ya en Fallos: 310:2804 y lo ha reiterado en numerosos precedentes, que la sola circunstancia de la existencia de un riesgo recíproco no excluye la aplicación de lo dispuesto en el art. 1113, segundo párrafo, del Código Civil, que regula lo atinente a la responsabilidad civil por el hecho de las cosas y, de tal suerte, en supuestos como el sometido a la consideración del tribunal, se crean presunciones de causalidad concurrentes como las que pesan sobre el dueño o guardián, quienes deben afrontar los daños causados a otros salvo que prueben la existencia de eximentes.

    La sentencia concluyó que no se habían probado tales eximentes y los vencidos en su apelación insisten en que el actor circulaba a excesiva velocidad.

    Está fuera de discusión que cuando el Peugeot, que se desplazaba por Av. Almirante B., realizó un giro a la izquierda para tomar la calle Gualeguay, tuvo lugar el choque con la moto Honda del demandante.

    En sentido concordante, el perito ingeniero Fecha de firma: 26/03/2019 Firmado por: C.A.C.C.-MARIAI.B.-CARLOSA.B. #21096673#230091316#20190325115052841 expresó que el rodado de la demandada circulaba por la Av. A..

    B., con sentido norte sur, al arribar a la intersección con la calle G. inicia el giro a su izquierda y por causas que no pueden establecerse con los elementos que surgen de esta causa y de la penal, se produce el contacto rasante tangencial entre el compacto delantero derecho del automóvil con el lateral delantero izquierdo de la motocicleta, cayendo, como consecuencia esta última a la calzada (fs.

    397 vta./398).

    El único elemento de prueba que esgrimen las recurrentes es la declaración testifical de fs. 113 de la causa penal, que dijo que la moto venía “bastante rápido”.

    Tal declaración es, a mi juicio, insuficiente para sustentar la defensa de las demandadas, no solo por el rigor con que cabe examinar los dichos de un único testigo que apoya una postura (cf. C.N.Civ., esta sala, L. 450.626, del 12/6/06; sala E, “C., L.

    S. c/ Petrus, C.A.” del 13/2/06, en La Ley 2006-C, 857; sala D, “Roviola, J.L. c/ Rubio, J.D.”, del 16/2/05, en La Ley, ejemplar del 2/5/05; sala K, “P., J.M. c/ Aguas Argentinas S.A.”, del 11/2/05, en La Ley 2005-C, 662; sala M, “C., M.

  5. c/ R., C.”, del 30/9/04, en La Ley 2005-B, 417; sala F, “H., T. s. c/ S. de S.

    M.”, del 30/8/04, en Doctrina Judicial 2004-3, 962; sala J, “A. de G., A. c/ Metrogas S.A.”, del 17/8/00, en La Ley 2000-F, 681; sala A, “F., A. c/M., P.J.”, del 19/12/94, en La Ley 1994-D, 340), sino porque resulta sumamente imprecisa como para concluir que el auto circulaba a velocidad no reglamentaria. Además, ese declarante se encuentra contradicho por el testigo de fs. 55/56 también de la causa penal, cuya presencia en el lugar fue comprobada por el oficial de policía interviniente (fs. 1), que contó que “los rodados no venían fuerte”.

    A mayor abundar, cabe recordar que es elemental que quien va a realizar una maniobra como la de girar a la Fecha de firma: 26/03/2019 Firmado por: C.A.C.C.-MARIAI.B.-CARLOSA.B. #21096673#230091316#20190325115052841 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G izquierda en una avenida, invadiendo la mano contraria, debe tomar todas las precauciones necesarias antes de emprenderla, aunque sea en lugar permitido, toda vez que con ella se interfiere la circulación de los vehículos que lo hacen por aquélla (cf. C.N.Civ. sala M, L. 62.192.

    del 30/11/90). Tal maniobra no es admisible sin antes asegurarse de que es posible hacerlo sin peligro para terceros y sin haber prevenido de tal intención con las señales prescriptas (cf. C.N.Civ., sala E, L.

    158.913, del 12/12/94). Ha de reducirse la marcha y hasta detenerla...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR