Sentencia nº AyS 1992 I, 729 de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 14 de Abril de 1992, expediente P 39076

PonenteJuez RODRIGUEZ VILLAR (MA)
PresidenteGhione - Rodriguez Villar - Laborde - Mercader - San Martín - Salas
Fecha de Resolución14 de Abril de 1992
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

Dictamen de la Procuración General: A fs. 106/109 el Dr. G.B.D. particular del encartado interpone recurso de inaplicabilidad de ley contra la sentencia dictada por la Cámara de Apelación en lo Penal de Dolores por la que se anula la apelada y en nuevo pronunciamiento se condena a P.N.G., como autor responsable del delito de lesiones graves, a la pena de un año de prisión en suspenso y costas (fs. 96/101).

El recurso es, en mi opinión, insuficiente.

En efecto, en primer lugar el Defensor entiende que no existe en autos prueba directa de que el procesado haya usado un arma blanca para producir las lesiones de la víctima.

Para ello, formula una serie de consideraciones sobre las distintas pruebas tenidas en cuenta por el sentenciante para dar por acreditado legalmente el cuerpo del delito, pero omite denunciar como violadas las normas utilizadas en la tarea valorativa (arts. 101 a 115, 251/254, 259 y concs. del Código de Procedimiento Penal), lo que hace que el agravio resulte inatendible (conf. S.C.B.A., P. 35.557, 17III87, e.o.).

En consecuencia, los preceptos que cita como infringidos (arts. 269 y 263 regla 4a. “a”, Código de Procedimiento Penal) resultan inatingentes para el caso.

En segundo término, ataca la prueba de indicios computada para atribuir la autoría responsable en el hecho a G., pero erróneamente centra su crítica en un elemento del cuerpo del delito, cual es que la herida que presenta C. fue inferida mediante un cuchillo, lo que torna ineficaz la queja.

Finalmente, plantea la violación del artículo 443 del Código de Procedimiento Penal n.a. más a mi juicio la sentencia de la Alzada no exhibe duda alguna, razón por la que no corresponde que actúe dicha norma (conf. S.C.B.A. causa P. 31.230, 15II83).

En conclusión, propicio el rechazo del remedio traído.

Tal es mi dictamen.

La Plata, 21 de julio de 1988 Francisco Eduardo Pena

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 14 de abril de 1992, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores G., R.V., L., M., S.M., S., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa P. 39.076, “G., P.N.. Lesiones”.

A N T E C E D E N T E S

La Cámara de Apelación en lo Penal del Departamento Judicial de Dolores declaró la nulidad de la sentencia de primera instancia y condenó a P.N.G. a la pena de un año de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR