Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala L, 30 de Octubre de 2020, expediente CIV 033824/2015/CA001 - CA002

Fecha de Resolución30 de Octubre de 2020
EmisorCamara Civil - Sala L

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L

Expte. n° 33.824/2015

P., L.M.c.G., S. y otros s/ daños y perjuicios (acc. tran. c/ les. o muerte)

(juzg. 18)

En Buenos Aires, a de de dos mil veinte, encontrándose reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la S. “L” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil a fin de pronunciarse en el expediente caratulado “P., Lucio Martín c/

G., S. y otros s/ daños y perjuicios (acc. tran. c/ les. o muerte)”, de acuerdo al orden del sorteo la Dra. I. dijo:

  1. En la sentencia que luce a fs. 296/314, la señora jueza de primera instancia hizo lugar a la demanda promovida por L.M.P. y condenó a S.O.G. y a Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A. (a esta última, en los términos del art. 118 de la ley 17.418) a abonar al actor, en el plazo de diez días, la suma de $ 84.375 con más sus intereses y las costas del proceso.

    Contra dicha decisión expresaron agravios el letrado apoderado del demandado y de la citada en garantía y el del accionante, a través de los escritos cargados electrónicamente al Sistema Lex 100 con fecha 27/7/2020 y 31/7/2020, respectivamente.

    Tales quejas merecieron las réplicas de fecha 3/8/2020 y 10/8/2020 y el 29/9/2020 se dispuso el llamado de autos a sentencia, resolución que se halla firme y consentida, por lo cual las actuaciones se encuentran en condiciones de dictar el pronunciamiento definitivo.

  2. Antecedentes del caso Según lo expuso el accionante al promover la demanda, el día 3 de junio de 2013 a las 17:00 horas aproximadamente, el Sr. P. circulaba a bordo de su motocicleta marca Honda CG 150, dominio 086-GWC, por la Av. R. de esta ciudad, desde el este hacia el Fecha de firma: 30/10/2020

    Alta en sistema: 02/11/2020

    Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.D.C.P., SECRETARIA DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    oeste. Relató que al llegar a la altura del 10241, cercana a la intersección con la calle D., el rodado marca Renault Symbol,

    dominio KJH-642, al mando del Sr. G. en esa oportunidad,

    realizó una maniobra imprudente e invadió el sector por el que se desplazaba el actor, embistiéndolo violentamente y provocando su caída sobre el asfalto.

    A raíz del hecho, el demandante sufrió las lesiones que describió en el escrito inicial y padeció los daños patrimoniales y extrapatrimoniales cuya indemnización constituye el objeto de las presentes actuaciones.

  3. La sentencia de primera instancia La magistrada de la instancia anterior admitió la demanda,

    acordó al Sr. P. $ 50.000 por incapacidad sobreviniente, $ 9.000

    por tratamiento psicológico, $ 20.000 por daño moral, $ 2.000 por gastos médicos y farmacéuticos, $ 1.875 por daños materiales causados al rodado y $ 1.500 por la privación de su uso.

    Para así decidir, la Dra. F. tuvo por acreditada la existencia del accidente conforme a las pruebas obrantes en autos,

    fundó en un factor objetivo de atribución la responsabilidad del demandado y, ante la ausencia de eximentes que hubieran de quebrar el nexo de causalidad entre el hecho y los perjuicios, consideró

    configurada la obligación de reparar los daños generados a la víctima.

  4. Los agravios En esta instancia, el demandado y la compañía de seguros se quejaron por la imputación de responsabilidad civil a su cargo, aunque no criticaron los ítems por los que procedió la demanda ni su cuantificación.

    Por su parte, el Sr. P. cuestionó el quantum fijado para la reparación de la incapacidad sobreviniente, el tratamiento de Fecha de firma: 30/10/2020

    Alta en sistema: 02/11/2020

    Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.D.C.P., SECRETARIA DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L

    psicoterapia, el daño moral y los gastos médicos, farmacéuticos y de traslado; solicitó la admisión de los gastos de tratamiento de kinesioterapia y fisioterapia y, finalmente, se agravió por el criterio aplicado por mi colega de grado respecto de los intereses sobre el capital de condena.

  5. Aplicación de la ley en el tiempo Así planteados los agravios de los recurrentes, cabe aclarar que, como el hecho ilícito que motiva este pleito se produjo con anterioridad a la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial,

    aquél habrá de ser juzgado —en sus elementos constitutivos y con excepción de sus consecuencias no agotadas— de acuerdo al sistema del anterior Código Civil, interpretado, claro está, a la luz de la Constitución Nacional y de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos ratificados por nuestro país, porque así lo impone una correcta hermenéutica en respeto a la supremacía constitucional (esta S., “E., Naiara Belén c/ Guerra, C.A. y otros s/

    daños y perjuicios”, 17/3/2016, expte. N° 87.204/2012; “C.,

    V.E.c.M., J.A. y otro s/ cumplimiento de contrato”, 26/4/2016, expte. N° 38.543/2013; “D., Odina Elizabeth c/ Cencosud S.A. s/ daños y perjuicios”, 12/5/2016, expte. N°

    59.298/2011; entre muchos otros).

  6. La configuración de la responsabilidad civil Como punto de partida, cabe tener en cuenta que tratándose el presente caso de un proceso de daños y perjuicios a raíz de un siniestro vial en el que han colisionado una motocicleta y un automóvil, a esta altura del desarrollo científico en la materia, la doctrina y la jurisprudencia son absolutamente uniformes en cuanto a que cada vehículo constituye una cosa riesgosa en sí misma, y que el factor de atribución de responsabilidad a su dueño y/o guardián es Fecha de firma: 30/10/2020

    Alta en sistema: 02/11/2020

    Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.D.C.P., SECRETARIA DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    objetivo, por imperio del art. 1113, párrafo, 2ª parte del Código Civil (en la actualidad, la misma solución es consagrada en los arts.

    1757, 1758, 1769 y concs. del Código Civil y Comercial).

    En consecuencia, no pesa sobre la víctima la carga de demostrar la culpabilidad del demandado, y éste ni siquiera puede exonerarse acreditando su propia diligencia, porque la imputación de la obligación de resarcir se fundamenta en un factor de tipo objetivo,

    que hace total abstracción de un juicio de reproche acerca de la conducta del sindicado como responsable. Antes bien, es el accionado quien para eximirse de responsabilidad debe probar la “causa ajena”, esto es, la ruptura del nexo causal ya sea en virtud del hecho de la propia víctima, del hecho de un tercero por el cual no debe responder, o la existencia de un caso fortuito o de fuerza mayor.

    Así, tal como lo ha expresado calificada doctrina, a partir de la recepción jurisprudencial de la teoría del riesgo creado, en materia probatoria, la víctima en primer lugar está relevada de acreditar el carácter riesgoso del automóvil, que se presume iuris et de iure; en segundo término, y en relación con la prueba de la relación causal,

    demostrado que el perjuicio provino de la intervención del automotor se presume iuris tantum que el daño fue provocado por el riesgo de la cosa. Por ende, la carga que pesa sobre el reclamante respecto de la relación causal se limita a la prueba de la conexión física o material entre el automotor y el daño, es decir, la participación de esa cosa riesgosa en el evento; ello trae aparejada la presunción de causalidad adecuada en el sentido de que el daño provino o derivó

    del riesgo del vehículo (cfr. G., “Los accidentes de automotores y la teoría del riesgo creado (En la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de la Suprema Corte de Buenos Aires)”, LL,

    1991-C-719).

    Pues bien: en el presente caso no se halla controvertido, a esta altura del procedimiento, el acaecimiento del siniestro vial en las Fecha de firma: 30/10/2020

    Alta en sistema: 02/11/2020

    Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.D.C.P., SECRETARIA DE CAMARA

    Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L

    circunstancias de tiempo y espacio descriptas en el considerando II,

    sino que la cuestión pasa por determinar si la responsabilidad por la producción del accidente debe atribuirse al accionado o bien, como lo sostuvieron los recurrentes, si aquél ha acontecido a raíz de la intervención exclusiva o concurrente de la motocicleta.

    A fin de dar respuesta a esta cuestión, tomaré como punto de partida la prueba pericial mecánica glosada a fs. 250/255, la cual resulta de especial relevancia cuando se trata de establecer la manera en que tuvo lugar un accidente de tránsito. En este sentido, el informe de un ingeniero mecánico experto en la materia no constituye una simple opinión sobre la materia del litigio, sino un análisis razonado con bases científicas y conocimientos técnicos.

    En el mencionado informe, el Ing. S. concluyó

    categóricamente en que “acorde a los obrantes en causa penal, el lugar de los hechos, daños sufridos por la motocicleta, resulta factible la siguiente mecánica: El actor y el demandado circulaban por la Avda. R. a la altura del 10241 en dirección este-

    oeste. El actor lo hacía por el carril próximo a la mano contraria,

    cuando por razones que se desconocen resulta sobrepasado por su derecha por el automóvil del demandado, el cual interrumpe su trayectoria desviándose...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR