Oyarbide citó como testigo a Hebe de Bonafini en el caso Schoklender

El juez federal Norberto Oyarbide citó ayer a declarar http://www.lanacion.com.ar/1554990-caso-schoklender-bonafini-declarara-como-testigo en la causa que http://www.lanacion.com.ar/caso-schoklender-t46684 de más de 100 millones de pesos que el Estado había girado a la Fundación Madres de Plaza de Mayo, que ella preside, y que debían destinarse a la construcción de viviendas sociales.El carácter de testigo que le adjudicó a Bonafini implica que el juez cree que http://www.lanacion.com.ar/1554713-oyarbide-pidio-prision-preventiva-para-los-hermanos-schoklender que la vincule a la defraudación que investiga, por la que anteayer fueron procesados y detenidos Sergio y Pablo Schoklender, y el contador Alejandro Gotkin.En cambio, Oyarbide citó a declarar como acusada a la ex ministra de Economía Felisa Miceli, que después de dejar el gobierno colaboró en la administración de las Madres. Miceli es la primera funcionaria kirchnerista con una sentencia en su contra por corrupción. En diciembre del año pasado la condenaron a cuatro años de prisión por el descubrimiento de 100.000 pesos en una bolsa en el baño de su despacho del ministerio.En cuanto a Bonafini, citada para el 26 de febrero, el fiscal de la causa, Jorge Di Lello, sostuvo ayer, en declaraciones radiales, que a su juicio no había ninguna prueba contra ella. "Hebe tiene mucho que ver con que Schoklender esté en la fundación Madres: lo halagó, lo trató como a un hijo, se adoraban ambos. Pero eso no la convierte en parte del desvío de fondos", afirmó el fiscal, que puso como ejemplo el caso de un padre que le presta el auto a su hijo. "Supongamos que el hijo choca y mata a alguien. Si el homicidio es a causa de una conducta ilícita del hijo, la responsabilidad es de él y no de quien le prestó el auto", dijo.Sostuvo, además, que en la investigación no se advirtió ninguna "alteración en el modo de vida" de Bonafini, ningún enriquecimiento ni "ninguna otra conducta extraña".Bonafini fue quien acercó a Sergio Schoklender a las Madres. Cuando él dejó la cárcel -tras cumplir la condena por el asesinato de sus padres-, ella lo adoptó "como un hijo". Tiempo después, le confió el manejo económico de la fundación.A juicio del fiscal, es posible que Bonafini tenga "responsabilidades de otro tipo", pero no penales, por lo sucedido, dados "su descontrol, su confianza y su desconocimiento". Di Lello dijo que ella "tiene una personalidad muy especial, muy lanzada y una avanzada edad"...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba