Oyarbide, el señor de los anillos

 
EXTRACTO GRATUITO

En la revista Noticias, del 9 de mayo de 1998, se le auguraba al juez federal , que ocupaba la tapa de esa edición -igual que esta semana-, un "frágil futuro". No era para menos: trascendía el escándalo del video que mostraba al magistrado en una situación de esparcimiento sexual en el , que Mariano Grondona potenciaría por TV dos meses después.Muchas cosas cambiaron en el mundo y en el país desde entonces y hasta los periodistas que firman esa nota -Darío Gallo y Roberto Caballero- hoy ejercen la profesión desde trincheras ferozmente enfrentadas.Pero Oyarbide se mantiene firme al pie del mismo cañón judicial en defensa del poder de turno. Como La inhundible Molly Brown de la comedia musical que toma la historia de una sobreviviente del Titanic, el hombre ha logrado una proeza singular: de dos hermanos peronistas supuestamente enfrentados (el menemismo y el kirchnerismo).En 2001 sobrevivió al juicio político por derivaciones del episodio mencionado al comienzo de esta columna y en la llamada "década ganada" el bolillero que sortea las causas judiciales (que ya hace años reemplazó un dispositivo electrónico) hizo recaer las más complejas en su juzgado. "Es obra del azar; en todo caso, hablen con Dios y averigüen por qué todas me tocan a mí", ironizó con picardía en 2012, por radio América.Así, en 2009, sobreseyó al matrimonio Kirchner por su espectacular crecimiento patrimonial y tres años después dejó a Amado Boudou libre de culpa y cargo por las despampanantes remodelaciones en el Senado, en tanto que la Cámara Federal anuló la causa que sustanciaba por los turbios manejos de Sueños Compartidos, el sistema de viviendas que pergeñaban juntos los hermanos Schoklender y Hebe de Bonafini. Son tres botones de muestra de lo mucho que Oyarbide aportó desde Comodoro Py para aliviar la vida de funcionarios oficiales en problemas.Como en los "menemizados" años 90, en los últimos días Norberto Oyarbide volvió a saltar a las primeras planas y a ser centro de todo tipo de comentarios y especulaciones. Los analistas políticos cavilan, sin llegar todavía a una conclusión definitiva, sobre cuál será el sentido de la última movida del magistrado federal que tuvo en sus manos las causas más cruciales del kirchnerismo.Parece difícil que Norberto Oyarbide revelase a la Cámara Federal, con total inocencia y sin conciencia del escándalo que iba a desatar, que frenó en diciembre último el allanamiento a la financiera Propyme tras recibir un llamado de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA