Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 29 de Agosto de 2011, expediente 2.032/2007

Fecha de Resolución29 de Agosto de 2011

cÉwxÜ ]âw|v|tÄ wx Ät atv|™Ç

SENTENCIA N° 95.680 CAUSA N° 2.032 / 2007 SALA IV

O.Y.A. C/ CINEMARK ARGENTINA S.A. Y OTRO

S/ ACCIDENTE-ACCION CIVIL

JUZGADO N° 67.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 29 DE

AGOSTO DE 2011, reunidos en la Sala de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso interpuesto contra la sentencia apelada, se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La doctora G.E.M. dijo:

  1. La sentencia de instancia anterior que admitió parcialmente el reclamo impetrado, suscita los agravios de la demandante, que se queja a tenor del USO OFICIAL

    memorial glosado a fs. 526/530, con réplica de la demandada Cinemark Argentina S.R.L. a fs. 535/537.

  2. La parte actora se queja porque “el sentenciante en un breve párrafo hace referencia para absolver del juicio a C.S.A. empleadora del actor de las resultas del evento, al entender que el daño ha sido causado por un tercero ajeno a la empresa y ello bastaría para rechazar la demanda que intenta obtener un resarcimiento integral”. Sostiene que la sentencia apelada no esgrime otro argumento para fundar el rechazo de la acción, a pesar de que el recurso se encuentra debidamente fundado. Efectúa algunas disquisiciones en orden a la responsabilidad que, a su entender, consagra desde antiguo el art. 1113 del Código Civil por los hechos de un tercero, o por un hecho ajeno de quien resultaría responsable, y cita opiniones doctrinarias en aval a su postura. Alega que el caso particular de autos encuadra en forma perfecta en los supuestos de “culpa in eligiendo” y “culpa in vigilando”, “al tomar un vehículo inadecuado”,

    y “al no constatar las condiciones del vehículo en que viaja el personal”. Cita doctrina en orden a la interpretación amplia que debería efectuarse sobre el concepto de dependencia al que alude el dispositivo legal citado previamente, a la vez que esgrime que “no puede dejarse de lado la teoría de la obligación de garantía que goza de un amplio consenso en la doctrina nacional (…)

    mayoritariamente la jurisprudencia nacional ha aceptado esta teoría en virtud de la cual el principal es responsable de los hechos de aquéllos con quienes 1

    contrata”. Por los argumentos reseñados sucintamente, solicita se revoque la sentencia, y se haga lugar a la demanda en cuanto reclama la indemnización integral de los daños sufridos por la actora, con costas a la contraria en ambas instancias.

    Empero, destaco que el escrito de la parte actora no satisface los recaudos exigidos por el art. 116 de la L.O., por no consistir una crítica concreta y razonada de todos los fundamentos de la sentencia, en la que se demuestre punto por punto la existencia de errores de hecho o de derecho en que pudiera haber incurrido el juzgador, con la indicación de las pruebas y de las normas jurídicas que el recurrente estime le asisten. De tal modo, la queja sólo consiste en una mera discrepancia con lo resuelto, que no justifica su modificación.

    En efecto, el escueto memorial recursivo se limita a citar doctrina en aval al argumento que observo recién introduce extemporáneamente en esta instancia,

    pues la lectura de la demanda (v. fs. 5, capítulo “Descripción de los hechos de la causa”), revela que en dicha etapa procesal en modo alguno se aludió a la errónea elección del “remise” en que se trasladaba la actora en la oportunidad de sufrir el infortunio acaecido el 24/2/2005, ni menos aún a las hipotéticas condiciones por las que el vehículo no podía prestar un servicio eficiente, y que la empleadora habría omitido constatar en forma previa al inicio del viaje, ni tampoco que tales circunstancias habrían configurado los presupuestos fácticos necesarios para atribuir las culpas “in vigilando” o “in eligiendo” que le adjudica a la empleadora recién en esta alzada. La omisión indicada torna inviable la queja impetrada por la recurrente, y sella su suerte en sentido adverso al pretendido, habida cuenta que el fallo recurrido no podría resolver cuestiones que no fueron planteadas en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR