Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala A, 12 de Junio de 2015 (caso OTIS ARGENTINA S.A. c/ SADIA EMPRESA CONSTRUCTORA S.A. s/ORDINARIO)

Fecha de Resolución:12 de Junio de 2015
Emisor:Camara Comercial - Sala A
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación OTIS ARGENTINA S.A. C/ SADIA EMPRESA CONSTRUCTORA S.A. S/

ORDINARIO. E.. N° 46271/2010.

En Buenos Aires, a los 12 días del mes de junio de dos mil catorce, se reúnen los Señores Jueces de Cámara en la Sala de Acuerdos, con asistencia del Señor Prosecretario Letrado de Cámara, para entender en los autos caratulados “OTIS ARGENTINA S.A. C/ SADIA EMPRESA CONSTRUCTORA S.A. S/ ORDINARIO” (Expte. N° 098335, Registro de Cámara N° 46271/2010), originarios del Juzgado del Fuero Nro. 13, S.N..

26, en los cuales, como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido por el art. 268 C.P.C.C., resultó que debían votar en el siguiente orden:

Doctora I.M., D.M.E.U. y D.A.A.K.F.. El D.A.A.K.F. no interviene en el presente Acuerdo por encontrarse en uso de licencia (art. 109 RJN).

Estudiados los autos, se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta el Señor Juez de Cámara Doctora I.M. dijo:

  1. Los hechos del caso.

    1) “Otis Argentina S.A.” (en adelante “Otis”) promovió acción ordinaria contra “Sadia Empresa Constructora S.A.” (en lo sucesivo, “Sadia”), reclamando el cobro de la suma de pesos ochenta y un mil seiscientos cincuenta y cuatro con sesenta y siete centavos ($ 81.654,67), con más sus respectivos intereses y costas, con base en dos (2) facturas emitidas por la primera en el marco del contrato de instalación y suministro de siete (7) ascensores en el inmueble sito en la calle G. 3355 de esta Ciudad, las cuales se encontrarían impagas al día de la fecha.

    Adujo ser una empresa dedicada -entre otras cuestiones- a la instalación, mantenimiento y reparación de ascensores como así también de escaleras mecánicas y que, en el marco de esa actividad, celebró con fecha 31.05.2006 un contrato con la demandada, por el cual esta última encomendaba a su parte el suministro de materiales y el montaje de siete (7) ascensores en el edificio individualizado supra.

    Señaló que acordaron expresamente el precio a abonarse y la modalidad de pago, indicando que por la “parte nacional” debía abonarse la suma de Fecha de firma: 12/06/2015 $ 415.854 -comprensiva de Firmado por: I.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA $ 94.854 en concepto de materiales y $ 321.000 Firmado(ante mi) por: J.A.C., PROSECRETARIO DE CAMARA Poder Judicial de la Nación destinados a montaje. Indicó que, en cuanto a la modalidad de pago, debía abonarse el 40 % inicial contra la provisión y montaje de las guías de coche, contrapesos, máquinas y plataformas prorrateadas por cada ascensor; el otro 40 % contra la provisión y montaje de puertas de piso con su instalación eléctrica, prorrateada por cada ascensor y el 20 % restante a la fecha de la puesta en funcionamiento de los equipos prorrateada por cada ascensor.

    De su lado, con respecto a la “parte importada” señaló que debían abonarse U$S 499.100, con la siguiente modalidad de pago: 40 % a la firma del contrato, 30 % al arribo de los materiales en el puerto de Buenos Aires y el restante 30 % a la entrega del material en obra.

    Explicó que asimismo se estableció en el contrato que los trabajos serían certificados por etapas y que cada certificado debía ser confeccionado por la contratista y sería presentado al gerente del proyecto para su revisión, aprobación y elevación al comitente para su pago. Añadió que, una vez aprobado el certificado correspondiente por el gerente del proyecto, la contratista emitiría y presentaría la factura, que debía ser cancelada dentro de los quince (15) días hábiles desde su recepción.

    Refirió que si bien su parte cumplió con la totalidad de los trabajos encomendados, la accionada omitió pagar cuanto debía en tiempo y forma.

    Explicó que fue la propia demandada quien inició con fecha 26.04.2007 el trámite de la tarjeta municipal, mediante expediente 31001/2007 correspondiente a los siete (7) ascensores instalados en el edificio de referencia.

    Añadió que, a fin de cumplimentar la normativa vigente, el ingeniero electromecánico L.G., instalador matriculado, dejó constancia de que la instalación reunía las exigencias normales para su funcionamiento.

    Manifestó haber acompañado las actas de recepción de los siete (7)

    equipos involucrados en el contrato oportunamente celebrado.

    Aseveró que su parte, al ir recibiendo cada una de las actas de recepción de los mencionados ascensores, iba cumpliendo estrictamente con cada observación descripta en aquéllas. Indicó que, una vez concluidas todas las previsiones y trabajos contratados, así como las pequeñas observaciones meramente obstruccionistas realizadas por la contraria en las distintas actas, con fecha 02.10.2007, su parte procedió a emitir el certificado n° 7 para que éste fuese aprobado por la comitente. Agregó que el referido certificado fue estudiado y evaluado, efectuándose las correcciones que se consideraban pertinentes.

    Fecha de firma: 12/06/2015 Hizo hincapié en que, una vez Firmado por: I.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA devuelto dicho certificado a su parte, la Firmado(ante mi) por: J.A.C., PROSECRETARIO DE CAMARA Poder Judicial de la Nación demandada se negó a suscribir la “recepción definitiva” de la obra.

    En razón de ello, afirmó haber concurrido al lugar de la obra con sus ingenieros, quienes comprobaron que efectivamente los ascensores habían quedado en perfecto estado de funcionamiento, tras lo cual procedió a enviar a la accionada, mediante fax del 07.12.2007, una “comunicación de obra”.

    Continuó afirmando que, una vez recibida por la demandada con fecha 15.05.2008 la “tarjeta municipal”, ésta no efectuó observación alguna al respecto.

    Puso de resalto que las facturas emitidas con anterioridad a las que aquí se reclaman fueron abonadas de plena conformidad por la accionada, sin haber efectuado impugnación alguna de aquéllas.

    Explicó entonces que sustentó la presente demanda en la falta de pago de las facturas nros. 0002-00034066 -de fecha 02.07.2008, por la suma de $

    40.310,40, por el concepto de “certificado n° 7”- y 0002-0003406 -datada el 02.07.2008, por el importe de $ 41.740,05, por el item “Ajuste ICC (Índice Costo Construcción)”-, las que fueron recibidas y no impugnadas por la accionada dentro del plazo legal.

    Aseveró que el día 14.05.2007 su parte emitió una nota de crédito por la suma de $ 1.295,77, aclarando que dicha nota fue aplicada a los saldos de las facturas nros. 28533, 28814 y 29249, quedando un remanente a favor del cliente de $

    395,78.

    Destacó así que de la sumatoria de las dos (2) facturas objeto del litigio debía descontarse el saldo a favor precedentemente mencionado ($ 395,78), lo que arrojaba el importe total nominal adeudado de $ 81.654,67.

    Mencionó que, con fecha 05.08.2008, intimó por carta documento a la accionada a fin de obtener el cobro de la suma adeudada, lo que motivó el envío de una misiva de parte de ésta última del 08.09.2008, pretendiendo desligarse de sus responsabilidades y alegando la existencia de ciertas irregularidades en la instalación de los ascensores de marras.

    Señaló que lo precedente derivó en el envió de dos (2) nuevas cartas documento remitidas por su parte a la accionada, las que no fueron contestadas por ésta.

    Manifestó que la demandada contrató el servicio de mantenimiento mensual de los equipos, circunstancia que no hubiese sido posible si éstos no hubiesen sido entregados en buen estado de funcionamiento. Añadió que ello Fecha de firma: 12/06/2015 Firmado por: I.M., JUEZ DE CAMARA que su parte demostraba cumplió efectivamente con todos los trabajos Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: J.A.C., PROSECRETARIO DE CAMARA Poder Judicial de la Nación comprometidos con la accionada y, en razón de ello, por lo que correspondía que esta última le abonase el importe de las facturas adeudadas.

    Explicó que el contrato contemplaba una cláusula de reajuste que resultaba necesaria debido a los cambios y al incremento de costos acaecido en el país, agregando que no se trataba de una mera actualización monetaria, sino de un reajuste directamente vinculado a la actividad del rubro ascensores. Enunció que, por tal motivo, consideró inaplicable al sub-lite la ley 25.561. En subsidio, planteó la inconstitucionalidad de dicha normativa y de la ley 23.928.

    Indicó que, no habiendo sido impugnadas en legal tiempo y forma las facturas cuyo cobro se pretende, resultaba aplicable al sub-lite lo establecido en el art. 474 del Cód. de Comercio.

    2) Corrido el pertinente traslado de la demanda, compareció al juicio la accionada “Sadia Empresa Constructora S.A.”, oponiéndose al progreso de la pretensión y solicitando el rechazo de ella, con costas a cargo de la actora (véase fs.

    189/203 vta.).

    Liminarmente, efectuó una negativa general y pormenorizada de los hechos invocados en el escrito de inicio que no hubiesen sido objeto de expreso reconocimiento en el responde. De seguido, desconoció la autenticidad del contrato de mantenimiento adjuntado con el escrito inicial, por no haber sido documentación emanada de su parte.

    Reconoció -a continuación- la existencia del contrato destinado al suministro de materiales y montaje de siete (7) ascensores en el inmueble ubicado en la calle Güemes 3355 de esta Ciudad.

    Sostuvo que, conforme surgía de la cláusula tercera del referido contrato, el pago del precio se entendía “por obra totalmente terminada y en funcionamiento”.

    Explicó que fueron recepcionándose parcialmente por su parte los distintos avances de obra, los que fueron abonados en su totalidad, alcanzando el importe de $ 2.170.833,40, lo que demostraba claramente la voluntad de pago de su parte.

    Destacó que, no obstante ello, la actora no cumplió -en momento alguno- con los plazos estipulados en el contrato ni, menos aún, con la terminación de los trabajos contratados, razón por la cual nunca se llevó a cabo la recepción definitiva de la obra. Refirió que en cada una de las recepciones parciales se dejó

    constancia de las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA