Oscar Pierre: 'Siempre miramos la posibilidad de comprar a un competidor'

 
EXTRACTO GRATUITO

Con tan solo 22 años y una pasantía en Airbus como toda experiencia laboral, a principios de 2015 Oscar Pierre logró convencer a cuatro inversores para que pusieran 5000 euros cada uno en su proyecto de una aplicación que permitía tercerizar una pequeña compra en la farmacia o un supermercado en su Barcelona natal. Cuatro años después, la app, bautizada con el nombre de Glovo, está presente en 21 países -incluida la Argentina- y cerró 2018 con ingresos por US$95 millones.El concepto de Glovo no puede entenderse sin sus "glovers", los repartidores que en menos de media hora satisfacen los pedidos de los usuarios en la mayoría de los casos en bicicleta o moto. En la firma hablan de sus repartidores como socios autónomos, que deciden cuándo trabajar o si aceptan o no un pedido, aunque su estatus laboral despertó más de una polémica y ya se alzaron las primeras voces que alertan que la flexibilidad se refleja en la pérdida de beneficios como vacaciones pagas, aportes jubilatorios y seguro de vida.Por más que Pierre asegure que la necesidad de fondos puso en duda un par de veces la continuidad de la compañía, la realidad es que a Glovo no le fue mal a la hora de salir a buscar financiamiento. En su última ronda, concretada hace unos meses, la firma recaudó 115 millones de euros. Entre los aportantes figuran algunos fondos internacionales de primer nivel, como Rakuten, Cathay Innovation, Indivest y GR Capital, y el grupo gastronómico polaco AmRest. Este último controla más de 1600 restaurantes en 16 países de Europa bajo marcas como KFC, La Tagliatella, Pizza Hut, Starbucks y Burger King y ahora también es dueño del 10% de Glovo.Durante el último año, además la empresa incursionó en nuevas áreas de negocios, con el lanzamiento de su división Glovo Business -se especializa en los envíos entre empresas- y SuperGlovo, un concepto de supermercado propio para compras online. En diálogo con LA NACION, Pierre precisó parte de sus planes para sumar nuevos negocios en el mercado argentino y adelantó su decisión de convertir a Buenos Aires en el hub para el manejo de las operaciones en toda la región.Es ingeniero aeronáutico, pero asegura que no tiene ningún fanatismo especial por los aviones. "Estudié la carrera porque me atraía el reto y solo trabajé seis meses en Airbus, en Francia. Justo era cuando comencé con el proyecto de Glovo y me terminé yendo porque me di cuenta que los aviones no eran lo mío".-¿Cómo es lanzar una empresa con solo 22...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA