Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 30 de Junio de 2023, expediente CNT 049233/2014

Fecha de Resolución30 de Junio de 2023
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

SENTENCIA DEFINITIVA

EXPEDIENTE NRO.: 49233/14 (JUZGADO N° 51)

AUTOS: O.V.R. C/PREVENCION ART SA

S/ACCIDENTE-LEY ESPECIAL

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, luego de deliberar, a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, los integrantes de la Sala II, practicado el sorteo pertinente, en la fecha de firma indicada al pie de la presente proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

El Dr. J.A.S. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia que rechazó la demanda fundada en la ley especial, se alza el actor con su escrito que fue contestado por la contraria.

    Asimismo, la perito médica cuestiona la cuantía de los emolumentos fijados a su favor por considerarlos bajos.

    En estos actuados, el actor reclamó por dos accidentes de trabajo, el primero fue sufrido el 4/9/12 cuando se encontraba retirando mercadería del pallet en bandejas y,

    por causa de una mala maniobra, estas bandejas cayeron al piso, provocando que quedara aprisionado entre las cajas y la estantería. Relató en la demanda que, como consecuencia de dicho episodio, se golpeó el codo izquierdo, el costal izquierdo, ambas piernas y el dedo índice de la mano derecha.

    El segundo infortunio ocurrió el 8/7/2015 mientras limpiaba el baño de su lugar de trabajo y, al realizar el gran esfuerzo físico de levantar un banco de madera de 2

    metros de largo, sintió un pinzamiento en la ingle izquierda, constatándose posteriormente que se le había generado una “hernia inguinal post esfuerzo”.

    El Sr. Juez a quo consideró que encontrándose negada la vinculación entre las tareas realizadas y las afecciones denunciadas, debía el actor producir la prueba pertinente para acreditar dicho extremo, no obstante lo cual ninguna prueba produjo en autos en tal sentido (ni testimonial, ni pericial técnica). En virtud de ello, agregó que no resultaba posible atribuir vinculación causal ni concausal entre las afecciones constatadas en la pericial médica y el trabajo. Destacó que en la demanda se denunció que, como consecuencia del accidente de fecha 4/9/2012, el actor padece un cuadro de “epicondilitis de codo izquierdo, traumatismo costal izquierdo, esguince con lesión en partes blandas de dedo índice mano derecha y neurosis depresiva reactiva”. Sin embargo, advirtió que las Fecha de firma: 30/06/2023 afecciones detectadas en autos por la perito médica son luxación carpometacarpiana,

    Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    neuropatía moderada carpiana y lumbalgia postraumática, es decir, no coincidían con las denunciadas en la demanda por el actor. Añadió, en relación a la contingencia de fecha 8/7/2015, frente a la negativa de la vinculación formulada por la demandada, debía acreditarse fehacientemente el evento denunciado (gran esfuerzo físico de levantar un banco de madera de 2 metros de largo), a fin de determinar si está probada o no la vinculación causal o concausal entre éste y la incapacidad, y ello no sucedió.

    La parte actora refiere, en relación al primer accidente de fecha 4/9/2012, que no es cierto que las lesiones informadas por la perito no guarden relación con lo reclamado porque más allá de que Dra. A.C.F. se extralimitó y otorgó incapacidad sobre una lesión lumbar que no se había reclamado, no ocurre lo mismo con el resto de las partes del cuerpo que sí fueron incluidas en el escrito de demanda (lesión en sus miembros superiores post aplastamiento y aprisionamiento al caérsele una estantería y cajas sobre su cuerpo). Señala que, en dicho contexto, la médica legista le estimó un grado de incapacidad del orden del 5% por el daño metacarpiano en el segundo dedo de la mano derecha, más un 5% por neuropatía moderada carpiana, más un 15% del daño psicológico.

    Destaca que lo denunciado en la demanda es lo que la aseguradora le indicó como lesionado pero el nombre técnico su parte lo desconoce solo indicó cómo y dónde ocurrió

    el accidente, solicitando justamente el sorteo de un médico legista para determinar médicamente los nombres, si relató lesiones en partes blandas ello justamente incluye todas las partes del cuerpo que no se sean huesos, o sea ligamentos, tendones, músculos y/

    o articulaciones, pero recalca que el profesional letrado desconoce la terminología medico/

    legal, por eso señaló “lesión en partes blandas” para que luego pueda ser confirmado por un médico legista. Afirma que la sentencia posee un claro exceso de rigorismo formal en tanto el accidente fue reconocido por la demandada y las lesiones determinadas por el especialista guardan relación con el episodio denunciado en autos, todo ello más allá del nombre técnico que le colocó en el escrito de demanda, pero la extremidad es la misma y la patología existe en las partes blandas.

    Respecto al infortunio del 8/7/2015 sostiene el quejoso que el juez de grado con su análisis discrecional pasó por alto y por completo el reconocimiento expreso del siniestro de autos efectuado por la demandada. Invoca que la misma no acreditó rechazo alguno reconociendo la denuncia del accidente, haberle dado prestaciones médicas a su parte y el alta médica. Recalca que la demandada dijo que habrían encontrado patologías inculpables y habla de una carta documento que no acreditó su veracidad y fue desconocida expresamente por su parte al contestar el traslado de la demanda, tampoco acompañó otra prueba al respecto. Cuestiona que nada de ello ha sido analizado por el sentenciante de grado.

    En síntesis, el actor sostiene que la accionada no negó el infortunio sufrido el 4/9/12 y que no acreditó el rechazo de la denuncia por la contingencia ocurrida el 8/7/15.

    Fecha de firma: 30/06/2023

    Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA II

    De acuerdo al régimen procesal introducido por el decreto 717/1996, la aseguradora, tras recibir la denuncia de cualquiera de los sujetos legitimados para efectuarla, tiene la carga adjetiva de aceptar o rechazar expresamente tal denuncia dentro de los diez días -salvo que resulte pertinente que decida la suspensión de tal plazo hasta por veinte días corridos como lo admite el art. 6 modificado por el decreto 491/1997

    (excepción no invocada en autos)- mediante notificación fehaciente al trabajador y al empleador afiliado. El propio precepto procesal prevé que “El silencio de la Aseguradora se entenderá como aceptación de la pretensión transcurridos DIEZ (10) días de recibida la denuncia”.

    La demandada en la contestación del reclamo del infortunio del 4/9/2012

    (fs. 31/41) admitió haber recibido la denuncia ya que adujo haber dado prestaciones asistenciales. Sin embargo, no dijo que hubiese rechazado tal denuncia en forma oportuna ni aportó prueba a la causa de que, en efecto, hubiese procedido a rechazar la denuncia de manera fehaciente y expresa dentro del plazo que surge del art. 6 del decreto 717/1996.

    Por ende, opera la consecuencia ya transcripta que dispone dicho precepto,

    es decir que, ante el silencio de la aseguradora tras la denuncia, cabe entender que aceptó

    la pretensión y ello implica admitir la contingencia denunciada como cubierta en los términos del art. 6 de la ley 24.557.

    Es cierto que, las aseguradoras tienen el deber de otorgar prestaciones ante la denuncia y que esa sola circunstancia no habilita a tener por admitida la contingencia.

    Más aún, el párrafo final del art. 6 del decreto 717/1996, añadido por el decreto 491/1997,

    expresamente aclara que “El otorgamiento de las prestaciones previo al cumplimiento de los términos de aceptación o rechazo de la pretensión nunca se entenderá como aceptación de la misma”.

    Dispone el art. 4 del decreto 717/1996 que “Cuando la denuncia se presente directamente ante la Aseguradora, ésta deberá tomar los recaudos necesarios para que el trabajador reciba en forma inmediata las prestaciones en especie” y que “Cuando la denuncia se presente directamente ante el prestador de servicios, éste deberá:

    1. tomar los recaudos necesarios para que el trabajador reciba en forma inmediata las prestaciones en especie y,

    2. remitir la denuncia a la Aseguradora dentro del plazo de VEINTICUATRO (24)

    horas de recibida, para que ésta acepte o rechace la pretensión del denunciante”.

    Ahora bien, estas circunstancias no liberan a la aseguradora de cumplir en tiempo oportuno la carga de expedirse respecto de la denuncia en el plazo ya señalado y resulta obvio que, de rechazarse en tiempo oportuno una denuncia, la ART cesará en su deber de dar y pagar prestaciones. Al respecto el art. 5 de ese plexo adjetivo aclara que en esos supuestos “…las prestaciones en especie deberán otorgarse al trabajador mientras la pretensión no resulte rechazada en los términos del artículo siguiente”.

    En síntesis, el hecho de que la demandada admitiera en autos que recibió la Fecha de firma: 30/06/2023

    denuncia del infortunio Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA

    de autos y que otorgó prestaciones puso a su cargo invocar y Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    demostrar que, dentro del marco temporal previsto por el decreto 717/1996, procedió a notificar por medio fehaciente y de modo expreso su rechazo. Como ya dije, la demandada no invocó haber procedido al rechazo de la denuncia por el accidente sufrido el 4/9/2015.

    La ya transcripta regla del art. 6 (“El silencio de la Aseguradora se entenderá como aceptación de la pretensión transcurridos DIEZ (10) días de recibida la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR