Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 11 de Abril de 2007, expediente P 68660

PresidenteHitters-Negri-Pettigiani-de Lázzari-Roncoroni-Soria-Kogan-Genoud-Domínguez
Fecha de Resolución11 de Abril de 2007
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 11 de abril de 2007, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctoresH., N., P., de L., R., S., K., G., D.,se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa P. 68.660, ". ,M. . Robo calificado y violaciones reiteradas, etc.".

A N T E C E D E N T E S

La Sala Tercera de la Cámara de Apelación en lo Criminal y Correccional del Departamento Judicial de Mercedes condenó aM.A.O. yM. a la pena de trece años de prisión, accesorias legales y costas como autor responsable de los delitos de violaciones reiteradas (dos hechos) y robo calificado por el uso de armas, todos en concurso real.

El señor Defensor Oficial interpuso recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley.

Oído el señor S. General, dictada la providencia de autos y hallándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte decidió plantear y votar las siguientes

C U E S T I O N E S

  1. ¿Corresponde anular parcialmente de oficio la sentencia impugnada en cuanto a la valoración del "daño moral" y la "peligrosidad" como circunstancias agravantes de la pena?

    Caso negativo:

  2. ¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley respecto de los restantes agravios?

    V O T A C I O N

    A la primera cuestión planteada, el señor J.d.H. dijo:

    Denuncia el señor Defensor la transgresión de los arts. 40, 41 y 55 del C.igo Penal y 226 y 263 inc. 4º letras d) y e) del C.igo de Procedimiento Penal -según ley 3589 y sus modif.-.

    1. Impugna las distintas circunstancias agravantes valoradas por la Cámara y, entre los reclamos que formula, cuestiona como tal el "daño moral causado a las víctimas".

      Afirma que no se indica en la sentencia cuáles son los fundamentos que llevan a sostener tal circunstancia, que "no surge de prueba alguna de las traídas ... al proceso", y que de acuerdo a lo dispuesto por el art. 226 del C.igo de Procedimiento Penal -según ley 3589 y sus modif.- ello no puede acreditarse "por la libre convicción del sentenciante" (fs. 225).

      De la sentencia impugnada, en efecto, no surge si la tenida por circunstancia agravante fue incluida por considerársela inherente a alguno de los delitos en juzgamiento, o si se la computó como una situación contingente y -para este supuesto- en este tramo no cuenta el pronunciamiento con la motivación suficiente para poder determinar por qué razones tuvo por concurrente en el caso la referida pauta de agravación de la penalidad.

      Esta Corte ha resuelto que procede la anulación de oficio (P. 33.364, P. 35.514, etc.) "...cuando los defectos de la sentencia recurrida imposibilitan... conocer adecuadamente en el recurso de inaplicabilidad, sea como directa consecuencia de tales defectos, sea porque ellos obstaron sustancialmente a la debida interposición del recurso". Asimismo ha decidido que: (P. 44.585, P. 45.144, P. 48.890, P. 52.893, etc.) "... de ese modo la propia sentencia ha generado al recurrente un obstáculo sustancial para la suficiencia del recurso pues se ha visto imposibilitado de dirigir sus impugnaciones sobre concretos textos legales que el juzgador no mencionó ni son razonablemente identificables...", "... en tales casos la anulación de oficio no obedecerá a un puro formalismo sino a la necesidad de no aplicar al recurrente las consecuencias procesales de defectos a los que fue inducido por la técnica usada en la sentencia, pues si tales situaciones derivaran en la declaración de insuficiencia o improcedencia del recurso así se consagraría formalmente la objetiva posibilidad jurídica de que, en función de ciertas técnicas a que pudieran ajustarse las sentencias impugnables, las partes resultaren impedidas de recurrir. Además ni siquiera corresponde que la metodología de las sentencias obligue a que los recursos deban fundarse en complicadas inferencias cuando no en la lisa y llana suposición de contenidos no visibles" (P. 44.585, etc.).

    2. Similar déficit afecta a la valoración de la peligrosidad en el procedimiento de individualización de la pena.

      La defensa señala que "... debió explicitarse en el fallo que se ataca cuales eran las razones que llevaban ... a sospechar que la acción que se enrostra aO. excedió los límites necesarios para la comisión de los hechos que se le imputan, de forma tal de demostrar un mayor desprecio por y hacia sus semejantes, como para constituir esa acción en una 'agravante'" (fs. 224 vta.).

      Sobre el punto, el fallo impugnado se limita a afirmar que "... también es dable considerar la peligrosidad puesta de manifiesto porO. en los hechos protagonizados..." (fs. 219); de manera tal que no es posible saber qué particularidades del evento tomó en consideración para llegar a esa conclusión. Además, con tal forma de expresarse -y dado que la enumeró entre otras pautas-, el tribunal no dejó en claro si computó la peligrosidad como agravante autónoma o si resulta ser la conclusión del juicio de valor acerca de las restantes agravantes establecidas (art. 41 inc. 2in finedel C..

    3. En razón de lo expuesto debe anularse parcialmente de oficio la sentencia impugnada en lo concerniente a la valoración del "daño moral" y la peligrosidad en el marco de determinación de la pena y reenviar los autos a sus efectos (art. 366, C.P.P. -según ley 3589 y sus modif.-).

      La anulación propuesta desplaza el tratamiento de los agravios traídos en el recurso sobre las referidas agravantes.

      Voto por laafirmativa.

      Los señores jueces doctoresN., P. y de L.,por los mismos fundamentos del señor J.d.H., votaron la primera cuestión planteada también por laafirmativa.

      A la primera cuestión planteada, el señor J.d.R. dijo:

      Disiento con los colegas que me preceden en la votación.

      El recurrente efectúa una serie de consideraciones en orden a la ponderación de circunstancias agravantes por parte del sentenciante, concluyendo en que "[c]onforme lo expuesto, la falta de fundamentación legal del fallo de fs. 218/220 impide conocer las razones que llevaron a la Excma. Sala interviniente a arribar a esas conclusiones, lo que me lleva a considerar violados los arts. 40, 41 y 55 del C. Penal y 226 y 263 inc. 4º letras d) y e) del C.P. Penal" (fs. 225).

      Como podrá advertirse, los planteos del recurrente van atados todos a la falta de fundamentación legal del fallo.

      Sentado ello, entiendo que la defensa ha errado la vía de impugnación pues no es el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley el camino idóneo para formular los agravios en los términos en que lo hizo (arts. 349 inc. 1, 352, 355 y ccts. del C.. de Proced. Penal citado).

      Entrando al núcleo de la cuestión planteada, tampoco creo que medie una...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR