El oro negro devaluado: la Argentina goza y sufre con el petróleo barato

 
EXTRACTO GRATUITO

Fue hace unos tres años en una cena, en el poderoso Club del Petróleo de Houston. Era uno de los pisos superiores de una de las tantas torres de cristal que se construyeron en esa ciudad de los Estados Unidos de la mano del precio del crudo. Hay que estar en esos lugares para olfatear el poder y el dinero. Allí se percibían ambas cosas.

Un ejecutivo con años en la industria hablaba con este cronista. El hombre de manos en los bolsillos estaba parado de frente al vidrio de piso a techo que hacía las veces de pared de aquel piso 43. De pronto, largó un desafío. "Le propongo algo -dijo-. Busque cualquier objeto del mundo. Va a comprobar que seguramente entre sus componentes hay alguno que es un derivado del petróleo. Y si lo encuentra y no tiene, quédese tranquilo que igual estará presente. En el proceso de fabricación o distribución, el petróleo aparece", dijo.

La anécdota sirve para representar el significado del petróleo y sus derivados en la vida moderna. Y claro está, el peso que tiene en cada rincón del planeta las fluctuaciones del precio. Por estos días, centenares de litros de tinta -un derivado del crudo- se usan para intentar explicar a qué se debe la caída del precio del petróleo. En un año, el precio del barril pasó desde fluctuar en torno a los US$ 100 a una línea más cercana a los 65 dólares. En pocos meses, 40% de caída.

Nadie sabe si este reacomodamiento es estructural o coyuntural; todos saben que las consecuencias de un cambio de precios tan drástico tendrá efectos en todo el planeta. Difícil encontrar un lugar para poner a la Argentina en el mapa de las consecuencias. Anotada entre las esperanzas futuras del oro negro, convive con un presente de dependencia de la importación de energía. Si bien compraría más barato, y con eso llevaría algún motivo de calma a sus cuentas públicas, podría perjudicarse con la cautela inversora a la hora de explotar recursos que producirán materia prima a menos valor.

Los surtidores argentinos están anestesiados. La particularidad de la política argentina trajo como consecuencia que los consumidores no sufran los fuertes aumentos que tuvo el crudo hace pocos años, pero que tampoco vean los beneficios de una caída tan pronunciada como sorprendente.

Lo primero que hay que tratar de esbozar si esta cotización es una oferta de temporada o si por el contrario, es un nuevo nivel en el que se moverá la commoditie. Sólo como referencia bien vale la pena recordar que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA