Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala A, 22 de Noviembre de 2018, expediente CIV 065201/2016

Fecha de Resolución22 de Noviembre de 2018
EmisorCamara Comercial - Sala A

Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires, a los 22 días del mes de noviembre de dos mil dieciocho, se reúnen los Señores Jueces de Cámara en la S. de Acuerdos, con asistencia de la Sra.

Prosecretaria Letrada de Cámara, para entender en los autos caratulados “ORLANDO, N.A. contra PLAN ROMBO S.A. DE AHORRO

PARA FINES DETERMINADOS sobre ORDINARIO” (Expediente N°

65201/2016) originarios del Juzgado del Fuero N° 29, Secretaría N° 58, en los cuales, como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo establecido en el art. 268 CPCC, resultó que debían votar en el siguiente orden: Vocalía N° 2, Vocalía N° 3 y Vocalía N° 1. Sólo intervienen en este Acuerdo el Dr. A.A.K.F. (Vocalía N° 2) y la Dra. M.E.U.(.N.° 3) por hallarse vacante el restante cargo de Juez de esta S. (art. 109, Reglamento para la Justicia Nacional).

Estudiados los autos se planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, el Señor Juez de Cámara Doctor A.A.K.F. dijo:

  1. LOS HECHOS DEL CASO.

    (1.) N.A.O. inició demanda contra Plan Rombo S.A.

    de Ahorro Para Fines Determinados por el cobro de la suma de ciento cuarenta y ocho mil trescientos diecisiete pesos ($148.317) en concepto de indemnización por los daños y perjuicios padecidos como consecuencia de la mora en que incurrió la demandada en la devolución de las sumas oportunamente pagadas en virtud del contrato de plan de ahorro que celebraran, con más sus intereses y las costas del juicio.

    En sustento de su pretensión, el accionante narró que en septiembre de 2008 celebró con la aquí demandada un contrato de plan de ahorro para la adquisición de un vehículo marca Renault modelo K. en ochenta y cuatro (84)

    cuotas mensuales. Afirmó que ese contrato le otorgaba la posibilidad de cambiar el modelo -pagando la diferencia que existiere- así como la de obtener, al finalizar el contrato, el cobro de las ochenta y cuatro (84) cuotas puras -es decir, deducidos de Fecha de firma: 22/11/2018

    Alta en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara #28900158#220379862#20181123084316148

    Poder Judicial de la Nación ellas los gastos administrativos- dentro de los treinta (30) días posteriores al pago de la última cuota, cuyo monto serviría como referencia para establecer la suma a devolver.

    Afirmó que luego de pagadas las ochenta y cuatro (84) cuotas se le remitió una más bajo el número ochenta y seis (86) por veintitrés pesos con treinta centavos ($ 23,30), que pagó pese a considerar que no correspondía por no haber sido una cuota pactada.

    Relató que en septiembre de 2015, mes en que canceló la última de las cuotas, advirtió que el vehículo de la marca Renault en el que estaba interesado -el modelo Megane TD- no se fabricaba más, por lo que viró su interés a un vehículo M.B., modelo C200 Elegance, fabricado en el año 2005 que le había sido ofrecido por un conocido suyo, presidente de la sociedad titular del rodado, a un precio inferior al de mercado dada la premura que tenía por obtener el dinero.

    Manifestó que, en aras de obtener el dinero necesario poder concretar la compra del M.B., realizó sendos reclamos ante la accionada buscando obtener la devolución de las cuotas pagadas, pero que ninguna respuesta obtuvo de aquélla. Explicó que, ante la indiferencia demostrada por la accionante, decidió

    requerir una mediación ante el COPREC y que, en medio de la negociación allí

    iniciada, recibió un cheque por doscientos cuatro mil cuatrocientos sesenta y tres pesos con un centavo ($204.463,01) representativos del valor de las cuotas al momento de la conclusión del plan de ahorro más intereses. Resaltó que al momento de recibir ese cartular el valor de la unidad era de doscientos cuarenta y tres mil seiscientos pesos ($ 243.600) y que al momento de pagar la última cuota era de ciento setenta y seis mil setecientos veintidós pesos con cincuenta y seis centavos ($176.722,56), por lo que resultaba claro que la suma entregada no equiparaba siquiera el valor actualizado del bien, lo que demostraría que la accionada optó por incumplir su obligación de efectuar la devolución del dinero en tiempo oportuno por resultarle ello menos costoso en detrimento del patrimonio de su parte.

    Así, reclamó el resarcimiento de esa diferencia, que estimó en cuarenta mil pesos ($40.000), así como también solicitó que se le indemnizase la Fecha de firma: 22/11/2018

    Alta en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara #28900158#220379862#20181123084316148

    Poder Judicial de la Nación pérdida de la oportunidad de hacerse del rodado M.B. a un valor inferior al de mercado, que estimó en la suma de cincuenta y cinco mil pesos ($55.000).

    Además, requirió que se añadiera al monto de condena el monto de veintitrés pesos con treinta centavos ($ 23,30) correspondientes a la injustificada “cuota 86” y que se condenara a la demandada a pagar cincuenta mil pesos en concepto de daño punitivo ($50.000).

    (2.) Corrido el pertinente traslado de ley, Plan Rombo S.A. de Ahorro Para Fines Determinados compareció al juicio en fs. 75/91, contestando la demanda e impetrando su total rechazo, con costas.

    Si bien reconoció la existencia del contrato referido por el accionante y el pago completo del plan por él alegado, negó que en aquél se hubiera previsto la posibilidad de obtener la devolución del dinero pagado en concepto de cuotas y explicó que ello sólo era posible si al finalizar al plan un adherente “no adjudicatario” optara por renunciar al convenio. Relató que el accionante, en los años de duración del contrato, resultó adjudicado en varias ocasiones, habiendo ocurrido la última de ellas en el mes de agosto de 2015, lo que determinaba que el actor, al momento de finalizar el pago de las cuotas, revistiera la calidad de “adjudicatario” y no se encontrara, por ello, en condiciones de renunciar al contrato.

    Dijo que esa renuncia recién se había producido el 28.3.16, momento en el que pudo realizarse la liquidación y comenzar a gestionarse el reintegro correspondiente.

    Señaló que el cheque al que hizo referencia el accionante fue emitido el 29.4.16 y que éste lo había presentado al cobro en el mes de mayo de ese año,

    incluso antes de la mediación ante el COPREC. Apuntó que la suma allí consignada incluía los intereses calculados a la tasa prevista en el contrato. Sostuvo que su parte había dado cabal cumplimiento a sus obligaciones, no existiendo ninguna suma pendiente de pago en favor del accionante.

    Por otro lado, la demandada se opuso al progreso del reclamo indemnizatorio. Desconoció la existencia de una diferencia de valor en el rodado de referencia así como también negó la existencia de una pérdida de la oportunidad de adquirir otro vehículo a un menor valor. En relación a la “cuota 86”, explicó que Fecha de firma: 22/11/2018

    Alta en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara #28900158#220379862#20181123084316148

    Poder Judicial de la Nación aquélla correspondía al pago de un impuesto. Finalmente, se opuso a la procedencia de la imposición de una condena por daños punitivos con fundamento en que su parte no había incurrido en incumplimiento alguno.

    (3.) A fs. 111 se resolvió abrir la causa a prueba, habiéndose producido las ofrecidas del modo que da cuenta la certificación actuarial de fs. 171.

    Puestos los autos a los efectos del art. 482 CPCC en fs. 171, hizo uso del derecho a que refiere esa norma únicamente la parte actora en fs. 175/8, dictándose finalmente sentencia definitiva a fs. 182/6.

  2. LA SENTENCIA APELADA.

    Así planteado el caso, la Señora Jueza de grado encontró que no se hallaban probados los daños invocados y procedió a rechazar la demanda incoada e imponer las costas del juicio al actor en función de su condición de perdidoso.

    Para así decidir, la sentenciante tuvo en consideración, en primer lugar, que durante el proceso de mediación el actor había aceptado el pago instrumentado a través de un cheque sin hacer reserva de derechos, por lo que, de conformidad con lo dispuesto en el art. 899 CCyC, cabía presumir cumplidas las obligaciones de la demandada y por desinteresado al actor.

    Sin perjuicio de ello, procedió de todos modos a analizar los reclamos patrimoniales efectuados por O.. Con respecto a la indemnización peticionada en concepto de diferencia de valor del vehículo, la jueza a quo destacó que el accionante no había logrado probar la existencia de la diferencia alegada,

    incumpliendo con la carga que le imponía el art. 377 CPCCN. Añadió a lo dicho que,

    de todos modos, el accionante había rechazado en las cinco (5) oportunidades que le fue adjudicado el rodado en cuestión, por lo que pretender la obtención de una suma de dinero que le permitiera acceder a aquél resultaba inconsistente con su conducta anterior. En relación a la alegada pérdida de chance, la sentenciante entendió que no bastaba para probar la existencia de este perjuicio el testimonio de los dos (2)

    testigos propuestos por el actor, por lo que decidió también rechazar esta pretensión resarcitoria. Consideró, además, justificado el cobro de la “cuota 86” toda vez que el peritaje contable había comprobado que la suma en ella reflejada estaba destinada al Fecha de firma: 22/11/2018

    Alta en sistema: 04/02/2019

    Firmado por: A.A.K.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.E.U., JUEZ DE CAMARA

    Firmado(ante mi) por: V.C.P., Prosecretaria de Cámara #28900158#220379862#20181123084316148

    Poder Judicial de la Nación pago del impuesto previsto por la ley 25.413, por lo que tampoco correspondía hacer lugar a su restitución. Finalmente, resolvió rechazar la procedencia de la condena al pago de daños punitivos toda vez que juzgó que aquélla sólo era procedente ante incumplimientos especialmente displicentes...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR