Ordenan restituir a dos niñas a su padre en los Estados Unidos

 
EXTRACTO GRATUITO

Luego de vivir cinco años en la Argentina con su mamá, esta tarde las dos hijas de Ana Alianelli y el estadounidense Denis Burns, de ocho y seis años, se subirán a un avión para volver a Aspen, donde reside el padre, que desde hace más de cuatro años reclama la restitución de las niñas. Viajarán acompañadas por su madre, que se instalará con ellas en Aspen, para seguir el reclamo por la tenencia en esa ciudad, asistida por representantes de la cancillería argentina.

Así continúa este drama familiar originado por la pelea de dos padres de distinta nacionalidad por la tenencia de sus hijas. Ayer, la Corte Suprema de Justicia de la Nación no hizo lugar al pedido de per saltum presentado por la madre para que evitara el cumplimiento del fallo de la Suprema Corte bonaerense que ordenó a la mujer restituir a las niñas a su padre.

Alianelli y Burns se casaron en 2004 y hace ocho años tuvieron una hija, que nació en Buenos Aires. Dos años después, una segunda hija, que nació en Estados Unidos. La pareja se divorció en 2010 y unos meses después la madre viajó a la Argentina con sus hijas, con un permiso judicial temporal. Pero cuando se venció el plazo no retornó. Según alegó, al mes de estar aquí, se enteró de que la casa familiar había sido embargada por deudas de Burns y que ya no tenían adónde vivir.

Unos meses más tarde, el padre inició una demanda internacional por la restitución de las niñas. Fue un largo proceso, para el que creó una fundación y armó una página web, Return Burns Children Fund. Su pedido obtuvo una amplia cobertura de los medios norteamericanos. En tanto, la madre alegó que el hombre tenía adicción al juego y que había...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA