El optimismo macrista, acosado por el bolsillo

El gobierno de fue presa de sus suposiciones y de cierto exitismo. Imaginó que porque mucha gente reconocía que el precio de la luz y el gas estuvo "regalado" durante más de una década, iba a estar dispuesta a pagar facturas de servicios hasta diez veces mayores de la noche a la mañana. Y supuso que el triunfo electoral le concedía la posibilidad de subir las tarifas soslayando las audiencias públicas y sin una clara y cruda explicación a la sociedad acerca de la necesidad del ajuste. Olvidó que, como decía Juan Domingo Perón, el bolsillo es la víscera más sensible del cuerpo humano, y los cacerolazos de anoche se encargaron de recordárselo al Presidente.

La primera protesta callejera importante contra el tarifazo, al margen de haber sido convocada fundamentalmente por sectores vinculados a la oposición kirchnerista y a fuerzas de izquierda, no deja de ser un llamado de atención que confirma, a siete meses de la asunción de Macri, que nada resultará sencillo para el gobierno nacional.

Es, de alguna manera, un golpe contra el exceso de optimismo de los funcionarios del Poder Ejecutivo, inspirados en los inicialmente elevados porcentajes de imagen positiva del primer mandatario, que bien podrían explicarse por el pánico de buena parte de la sociedad a un retorno del kirchnerismo al poder, más que por la gestión macrista.

Ese exceso de confianza oficial también pudo haber conducido a falsas expectativas acerca de la rapidez con que llegarían las nuevas inversiones productivas y la lluvia de dólares del exterior que tanto se demoran.

"¿Qué esperan para invertir en el país?", es el recurrente interrogante que tanto Macri como algunos de sus funcionarios les trasladan a grandes empresarios. "¿Por qué no se animan a hacer inversiones de riesgo con todas las señales favorables que les hemos dado?", preguntan con insistencia. Es cierto que se hizo mucho en materia económica y de política exterior en muy poco tiempo: se desactivó la bomba del cepo cambiario con una rapidez y un éxito que pocos imaginaban y se puso fin al conflicto con los "holdouts". Sin embargo, las dudas de los grandes empresarios siguen guardando relación con el escenario político. "El rumbo es correcto. Pero, ¿y si el año que viene pierden las elecciones?", indagan los hombres de negocios.

La duda que transmiten esos empresarios conduce a otros dos interrogantes. El primero es sobre el futuro del peronismo y de la lucha interna por su liderazgo. El...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba