La oposición prepara la batalla legal para enjuiciar a Dilma

RÍO DE JANEIRO.- . Tras las masivas marchas de para presionar al Congreso a iniciarle un juicio político por su responsabilidad frente al esquema de corrupción en Petrobras, y con el arresto anteayer del tesorero del Partido de los Trabajadores (PT), presuntamente involucrado de manera directa en el escándalo, la oposición comenzó a preparar la batalla legal de cara a un eventual impeachment.

El Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) aportó ayer una munición que podría ser clave al hallar indicios de que el gobierno violó la ley de responsabilidad fiscal entre 2012 y 2014 cuando demoró el traspaso de recursos a los bancos públicos para manipular artificialmente las cuentas, la apodada "contabilidad creativa". Frente a estos retrasos, el Banco de Brasil, la Caja Económica Federal y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) tuvieron que usar fondos propios para cubrir gastos sociales que son cargas que corresponden al gobierno federal, como el programa Bolsa Familia y el seguro de desempleo. Una "bicicleta financiera" que en la práctica representó un préstamo de los bancos al gobierno.

El asunto no está específicamente relacionado con el escándalo de corrupción destapado en Petrobras, por el cual varios directivos de la compañía cobraron sobornos a empresas para garantizarles contratos con la petrolera y después, supuestamente, desviaron parte de ese dinero a políticos oficialistas. Sin embargo, como la responsabilidad de Rousseff en el caso sería muy difícil de probar, desde la oposición se cree que la revelación del TCU ofrece una promisoria cuña para introducir el pedido de impeachment.

El gobierno parece temer que esta estrategia tome tracción y ayer mismo pidió al abogado general de Brasil, Luis Inacio Adams, que presente una apelación al veredicto del TCU. "A no ser que haya una inquisición, en la que se juzga sin defensa, es necesario que el TCU escuche a los acusados", destacó Adams.

Su postura es básicamente la misma que la que el PT asumió sobre la detención de su tesorero, João Vaccari Neto, acusado de haber disfrazado como donaciones al partido dinero desviado de la red de corrupción en Petrobras. Para la cúpula petista, los fiscales que llevan las investigaciones del escándalo que estremece al país todavía deben demostrar que sus denuncias son ciertas.

Sin embargo, para las fuerzas de la oposición, el arresto del tesorero las convenció del camino a seguir. Las principales...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR