Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala 7, 18 de Marzo de 2014, expediente 54750/10

Fecha de Resolución18 de Marzo de 2014
EmisorSala 7

Poder Judicial de la Nación Expte. Nro.: 54.750/2010.

SENTENCIA DEFINITIVA Nº46393 CAUSA Nº: 54.750/10 - SALA VII – JUZGADO Nº:60 En la ciudad de Buenos Aires, a los 18 días del mes de marzo de 2014, para dictar sentencia en los autos: “Oporto, I.A. C/

Cooperativa de Trabajo Eventur Ltda. y otros S/ Despido” se procede a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR N.M.R.B. DIJO:

  1. La sentencia de primera instancia que consideró legítimo el despido indirecto en que se situó el actor al no recibir respuesta favorable de la demandada por la intimación que hiciera para que proceda al correcto registro del vínculo laboral es apelada por las codemandadas “Actividades Comerciales S.A.” y por “Nextel Communications Argentina S.A.” en tanto en grado se decidió la condena solidaria de ambas.

    También hay recurso del perito contador y del Dr. M., por sí, quienes estiman exiguos los honorarios que se les ha regulado, mientras que “Actividades Comerciales S.A.”

    apela la totalidad de los emolumentos porque los aprecia elevados (ver fojas 418, fojas 419 y fojas 427/28).

  2. Recurso de “Actividades Comerciales S.A.” (fojas 419/26).

    Discrepa por la decisión de grado que tuvo por demostrado que la vinculación del actor era de índole laboral dependiente. Con ese fin aduce que de las constancias probatorias surgiría que las órdenes, instrucciones y pagos como lugar de labor eran de la Cooperativa de Trabajo Eventur Ltda. y no de A.C., invocando jurisprudencia que considera aplicable.

    A mi juicio no hay motivo para alterar lo ya resuelto en la primera instancia.

    En efecto, su exposición recursiva deja incólume los fundamentos decisivos del fallo que comparto, ya que las pruebas sustanciadas dieron noticia cierta de que el Sr. Oporto en realidad era un trabajador dependiente y que se lo mantuvo al margen de todo registro legal utilizándose la figura del “socio” de la cooperativa para evadirse así de las obligaciones laborales pertinentes. Esto es que, en el caso, quedó diáfanamente, demostrado el fraude laboral que denunciara el trabajador consistente en la intermediación fraudulenta de la cooperativa de trabajo de la que se valió la recurrente para dar respuesta favorable al compromiso comercial como agente oficial que asumió para la codemandada “Nextel…”. (ver fundamentos decisivos del fallo a fojas 415/416, arts.

    116 L.O. y 386 del Cód. Procesal, “pcipio de primacía de la realidad”).

    Además, en su libelo, soslaya la orfandad probatoria en la que incurrió al no demostrar que la actividad del accionante no estuviese dirigida a coadyuvar al logro de su compromiso con Nextel S.R.L. como Agente oficial y/o que se recurriera a la Cooperativa para cubrir necesidades puntuales, eventuales y/o ajenas a ese compromiso comercial (v. fs. 415 vta., art. 116 L.O.).

    Por otro lado arriba firme que la cooperativa demandada no produjo siquiera prueba alguna tendiente a demostrar que las sumas que se le abonaban al Sr. Oporto en concepto de anticipo de retornos obedecieran a utilidades o dividendos, como tampoco prueba alguna que acreditara haber revestido con relación al actor fines cooperativos y/o su presencia en asambleas, ni tampoco su participación como miembro de algún órgano de la misma (v. fs. 415 vta., art. 116 L.O.); máxime cuando también guarda silencio en punto a que las coaccionadas no acompañaron siquiera el contrato de locación de servicios cooperativos sobre el que apoyan su vinculación comercial, habiendo sólo la referencia unilateral y aislada manifestada al perito contador, afirmaciones que, sabido es, si no se respaldan con la documentación pertinente no merecen credibilidad al emanar de modo unilateral por parte del empleador sin poder de contralor por parte del trabajador (arts. 386 y 477 del C.. Procesal, v. fs...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba