Opinión: por qué el campo no tiene la culpa de que suban los alimentos

"Si el campo no entiende, voy aumentar las retenciones y a establecer cupos para las exportaciones", dijo recientemente el presidente Alberto Fernández con una mirada con malos ojos hacia el sector agropecuario, que intentaba demostrar que los productores estaban procediendo mal.Estas formas de expresarse ante el sector generan desconfianza e incertidumbre porque dan una idea, ante la sociedad, de que "los del campo algo habrán hecho mal y hay que castigarlos" cuando, en realidad, .Los empresarios agropecuarios son iguales a cualquier otro empresario; no tienen intención de perjudicar a nadie. Trabajan para generar bienes que luego necesitan comerciar en los mercados. Así, un comerciante no es formador de precios, salvo que tenga una escala enorme.Si se analiza el sector agrícola, se ve rápidamente que está formado por infinidad de empresas que son tomadoras y no formadores de precios en los mercados. Por su naturaleza, no pueden generar ningún efecto importante sobre las cotizaciones. El precio lo forma el libre juego de muchos actores que conforman la oferta y la demanda. Los mercados -Chicago, las Bolsas- generan , y el productor, como empresario, puede tomar la decisión de vender o no vender a ese precio, pero no más que eso. Es un proceso igual al que el que se da con la formación del precio de bienes no agropecuarios -sillas en Mercado Libre por ejemplo- en función del valor que tiene el producto disponible para vender en cualquier empresa de la Argentina.Por esta razón no se debería decir "si el campo no entiende voy a aumentar las retenciones o a establecer cupos a las exportaciones". Es una expresión muy violenta que no considera que el agropecuario es el sector que más aporta a la sociedad entregando alimentos para su subsistencia y recursos a la caja del Estado para ayudar al resto de la comunidad. Amén de que la actividad tiene una presión impositiva superior al 60% entre retenciones, impuestos nacionales provinciales y municipales...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba