Las operaciones de SOUTHERN COPPER CORPORATION en el Sur de Perú

RESUMEN

Perú es uno de los países más castigados por la actividad de las Empresas Transnacionales dedicadas a la Minería

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

PROGRAMA DE VIGILANCIA SOCIAL DE LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES

INFORME ESPECIAL SOBRE LAS OPERACIONES DE SOUTHERN COPPER CORPORATION EN EL SUR DE PERÚ

OBSERVATORIO DE LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES (OET) 2008

Buenos Aires, Argentina.

PROGRAMA DE VIGILANCIA SOCIAL DE LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES MINERO EXTRACTIVAS

INFORME ESPECIAL

INFORME ESPECIAL SOBRE LAS OPERACIONES DE SOUTHERN COPPER CORPORATION EN EL SUR DE PERÚ.

Ficha técnica de la empresa

SOUTHERN COPPER CORPORATION

País de Origen: Estados Unidos (actualmente su principal accionista es de México)

Presencia en el País: Departamento de Moquegua

Composición de Capital: Empresa Transnacional. Sus accionistas principales son la empresa mexicana G-Mex (grupo México) con el 75,1 % del total del capital, mientras que el resto de los accionistas se reparten el 24,9 % encontrándose la empresa francesa AXA, la inglesa Barclays las estadounidenses JP Morgan Chase % Co, Legg Mason Inc., Merrill Lynch and Co, Phelps Dodge Corp., State Street Corp, y TIAA-CREF, entre otras.

Nivel de Inversión: 2.100 millones de dólares en el año 2007

1. Introducción

Perú es1 uno de los países más castigados por la actividad de las Empresas Transnacionales dedicadas a la Minería.

Hasta el 31 de julio del 2007, existen 5 941 solicitudes de concesión minera en trámite, que representan un total de 2,88 millones de hectáreas.

Por otro lado, existen 32 729 derechos mineros vigentes, de los cuales se encuentran titulados el 81,8% del total, con 26 788 pedidos.

En julio de 2007 se presentaron 566 nuevos petitorios, que corresponden a un total de 279 109,3 hectáreas. La mayor cantidad de estos petitorios se concentró en los departamento de Puno, Arequipa y Moquegua (7%).

En este departamento se presentaron 44 de estos petitorios (que representan el 7 % de las presentaciones de ese mes) que pretenden abarcar 27.432 hectáreas.

En todo el 2007 se presentaron 104 petitorios que comprenden 49 632 hectáreas y en total hay 681 derechos mineros vigentes al 31 de julio del 2007 habiendo obtenido 360.519,60 hectáreas.

El sur del país es una de las regiones que más ha soportado los efectos de las operaciones mineras. A lo largo de su historia el 70% de la producción nacional del cobre dependía de los departamentos de Tacna y Moquegua siendo la empresa Southern Perú, la única empresa en producción hasta antes de la puesta en marcha de Antanima.

2. Información corporativa
2.1. Perfil de Southern Copper

Southern Perú es una Corporación que nació en 1952 en Delaware, Estados Unidos.

Posee su domicilio social en 11811 North Tatum Boulevard Suite 2500, Phoenix, Arizona.

Sus accionistas principales son la empresa mexicana G-Mex (grupo México) con el 75,1 % del total del capital, mientras que el resto de los accionistas se reparten el 24,9 % encontrándose la empresa francesa AXA, la inglesa Barclays las estadounidenses JP Morgan Chase % Co, Legg Mason Inc., Merrill Lynch and Co, Phelps Dodge Corp., State Street Corp, y TIAA-CREF, entre otras.

Actualmente posee cuatro minas a cielo abierto en Cuajone y Toquepala, ubicadas al sur del Perú, y Cananea y La Caridad ubicadas al norte de México. También es propietario de tres Complejos de Procesamiento Metalúrgico en Ilo, al sur del Perú, que incluye una moderna fundición y una refinería de cobre, una refinería de metales preciosos y dos plantas de ácido sulfúrico, el complejo de La Caridad, en el norte de México, y San Luis Potosí, en el centro de este último país.

Finalmente posee y opera cinco minas subterráneas que producen varios metales como zinc, cobre, plata y oro, así como una mina de carbón y plantas de producción relacionadas, y todas se ubican en México.

2.2. Breve historia en Perú

Antes de la década del sesenta, la empresa Cerro de Pasco Corporation (posteriormente estatizada como la empresa Centromín) era la más importante de Perú en lo que a actividad minera minero-cuprífera se refiere.

Ya en 1954 Southern Copper Corporation instala una sucursal en el Perú. En 1960 invierte en la mina Southern-Toquepala. A finales de los ´60 firma un convenio con el gobierno peruano para desarrollar el proyecto Cuajone., iniciándose las explotaciones del mismo en 1976.

En 1994 compra la refinería de Ilo al gobierno de Perú. Al año siguiente entra en actividad la Planta LESDE en Toquepala. En 1996 la empresa es autorizada para cotizar en la Bolsa de Nueva York. Hacia 1999 amplía la capacidad de molienda diaria de la planta de Cuajone pasando de 58 mil toneladas a 87 mil. Ese mismo año el Grupo México adquiere la totalidad de las acciones de la compañía Asarco convirtiéndose en el accionista mayoritario de SPCC. Ya en el siglo XXI, año 2002 más precisamente, se amplía la unidad de Toquepala. Se pasa de 45 mil a 60 mil toneladas de molienda por día. Dos años después al mismo tiempo que SPCC alcanza el record de producción, compra Minera México. En el 2005 Phelps Dodge y la Familia Pritzker ofrecen más de 900 millones de dólares para hacerse con las acciones de SPCC. El 11 de octubre Southern Perú Copper Corporation cambia su denominación a Southern Copper Corporation (SCC).

Al año siguiente las plantas de Toquepala y Cuajone vuelven a ampliar sus niveles de producción en 83 % y 8 % respectivamente.

En el 2007 inaugura la nueva fundición en Ilo.

3. Daños medio ambientales realizados por Southern Copper

Más arriba mencionábamos que el sur de Perú es una de las regiones que más ha soportado los efectos de las operaciones mineras ya que a lo largo de su historia el 70% de la producción nacional del cobre dependía de los departamentos australes de Tacna y Moquegua. Sin embargo, tradicionalmente, y hasta la década del ´50 la región sur del Perú estaba dedicada a la actividad agropecuaria. Los valles costeros de Locumba y Moquegua desarrollaban una importante actividad vitivinícola y frutícola y en el caso del valle de Ilo la producción de aceitunas.

Pero el desarrollo repentino de la actividad minera en esa década hizo que esas economías locales fueran desplazadas. Y esto por dos motivos:

- La presión sobre los recursos hídricos

- La contaminación ambiental.

3.1. La presión sobre los recursos hídricos

El primer aspecto afectó sobremanera los recursos hídricos de las cuencas de Locumba, Moquegua y de los acuíferos alto-andinos, mientras que el segundo involucró el deterioro de las cuencas de Moquegua y Locumba.

Southern Copper ha sido uno de los principales contribuyentes en el deterioro de los recursos naturales de la zona.

Esta empresa requiere un promedio de 2.360 l/seg de agua para el funcionamiento del conjunto de sus actividades minero metalúrgicas, utilizando un promedio de 1.700 l/seg de agua limpia para tratar los concentrados de cobre.

Presionó sobre los escasos recursos hídricos existentes para poder garantizar este volumen de agua a fin de continuar con sus actividades. El resultado fue nefasto, por ejemplo, el Valle de Cinto se quedó sin agua y las cuencas de Moquegua y Locumba disminuyeron su frontera agrícola y su calidad de agua, si se tiene en cuenta que cuencas como las de Locumba, Moquegua, Sama y Caplina, que actualmente soportan la actividad minera de SPCC, conducen un promedio anual de 6,9 m3/seg al Océano Pacífico.

También se ha comprobado la reducción de las napas freáticas en la zona de Titijones, Huaitire y Gentilar, seguida de un incremento de la capacidad de absorción de la zona de bofedales y una reducción del caudal de los ríos. Se teme por la desaparición de los bofedales, una reducción de la fertilidad natural de la zona impactada, así como la migración de especies y la reducción del área de pasturas.

Se advirtieron la reducción de la actividad agropecuaria y de las oportunidades de empleo en la región.

En lo que atañe a la disponibilidad de agua en las cuencas se ha notado una fuerte disminución del mismo debido a la extracción del agua superficial y subterránea en las cabeceras de las cuencas de los ríos antes mencionados. Las aguas son utilizadas en forma exclusiva y excluyente y deberían ser aptas para usos agrícolas. Sin embargo, reciben otros usos, convirtiéndose en medio de transporte de los relaves hasta las canchas y luego arrojadas al Océano Pacífico por el río Locumba y la bahía de Ite terminando contaminadas por metales pesados. Como consecuencia de esto, se redujo el área de zonas de pasturas y de cultivo y de actividades agrícolas y pecuarias.

Se calcula que la cuenca de Moquegua tendría una pérdida de disponibilidad de agua de 700 litros/seg. como promedio histórico, lo que afectaría tanto a la zona de pasturas como a la parte alta de los valles interandinos de Tumilaca y Torata que por otro lado no tienen un futuro muy alentador. Hay futuros proyectos de inversión (como Quellaveco) en estas áreas que probablemente continuarán impactando sobre ellas. En la actualidad puede apreciarse esto en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA