On Body and Soul: del realismo crudo a lo espiritual

Nuestra opinión: muy buena. (Hungría/2017), de Ildikó Enyedi / Intérpretes: Géza Morcsányi, Alexandra Borbély, Zoltán Schneider / Duración: 116 minutos / Disponible en: Netflix

En 1989 la directora húngara Ildikó Enyedi ganó el premio consagratorio por antonomasia, la Cámara de Oro a la mejor ópera prima del Festival de Cannes, por Mi siglo XX. Sin embargo, después de semejante espaldarazo, filmó poco, de manera muy espaciada y sin conseguir la trascendencia que todos esperaban, aunque algunos títulos como Simón, el mago y Magic Hunter recorrieron un puñado de muestras importantes.

Tuvieron que pasar casi tres décadas para que Enyedi regresara a los primeros planos y vaya si lo hizo: a los 62 años arrasó con su más reciente largometraje, On Body and Soul (En cuerpo y alma), con los premios de la Berlinale 2017 (se quedó con el Oso de Oro a la mejor película, con el premio de la crítica Fipresci y con el del jurado ecuménico) y actualmente es una de las cinco nominadas al Oscar al Mejor Film en idioma no inglés. Mientras su directora espera hasta el domingo 4 de marzo para saber si se lleva la estatuilla de la Academia de Hollywood (sus rivales son de Chile, Líbano, Suecia y Rusia), On Body and Soul ya está disponible en Netflix.

Ambientada en un matadero de vacas (hay imágenes con el suelo cubierto de sangre o de algún animal muerto, pero ninguna demasiado explícita), On Body and Soul tiene como protagonistas a dos auténticos antihéroes, dos seres con serias dificultades de comunicación, dos almas en pena, verdaderos freaks que por momentos parecen robots antes que personas: por un lado está Endre (Géza Morcsányi), uno de los responsables de la administración del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba