Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 27 de Marzo de 2018, expediente CNT 020136/2013/CA001

Fecha de Resolución27 de Marzo de 2018
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 92386 CAUSA NRO. 20.136/2013 AUTOS: “OSLER PAOLA CECILIA C/COVEDISA SA Y OTROS S/DESPIDO”

JUZGADO NRO. 47 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 27 días del mes de MARZO de 2.018, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La D.M.C.H. dijo:

  1. La sentencia de fs.401/411 ha sido apelada por la parte actora a fs.413/416 y por las demandadas Covedisa SA a fs.418/419 y Telefónica Móviles Argentina SA a fs.421/429. La perito contadora apela a fs.420 los honorarios que le fueron regulados.

  2. La actora apela el rechazo del resarcimiento solicitado con sustento en la normativa civil. Resalta que la aseguradora demandada no cumplió con las obligaciones legales que impone la Ley de Riesgos de Trabajo a su cargo, y que la indemnización otorgada en ese marco resulta insuficiente para reparar el perjuicio que ha sufrido. Destaca que devengó un salario de $5.344,92 con motivo de haber cumplido una jornada completa. También apela la imposición de las costas en la acción por accidente interpuesta contra Telefónica Móviles Argentina SA.

    1. se queja por la extensión de la jornada admitida en origen, por la procedencia de la sanción por falta de entrega del certificado de trabajo y por la tasa de interés fijada. Apela los honorarios regulados a los profesionales intervinientes, por elevados.

    Telefónica Móviles Argentina SA cuestiona la extensión de responsabilidad en los términos del art.30 de la LCT. Se queja también por las conclusiones relativas a la extensión de la jornada e insiste en la aplicación al caso del art.198 de la LCT, la admisión de las indemnizaciones derivadas del despido indirecto en el que se colocó la trabajadora y las sanciones fundadas en los arts.2 de la ley 25.323 y 80 de la LCT. Apela la tasa de interés fijada, la imposición de las costas y los honorarios regulados a la representación letrada de la actora y a la perito contadora, por estimarlos altos. Solicita se aplique el art.8 de la ley 24.432.

  3. En orden a la acción por accidente de trabajo y el régimen al amparo del cual se persigue una reparación integral del daño que padece, memoro que la actora se desempeñaba como empleada del call center explotado por la demandada Covedisa SA, y que el día 17/8/2012, al salir del establecimiento utilizando una rampa para discapacitados (había sufrido un accidente previo en fecha 25/7/2011) se resbaló y como consecuencia de la caída se lesionó la Fecha de firma: 27/03/2018 Alta en sistema: 06/04/2018 Firmado por: G.G., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #20376038#202351269#20180327120456693 Poder Judicial de la Nación rodilla derecha. Expresó en el relato del escrito inicial que “[L]a goma de la baranda se encontraba en mal estado, estaba rota, gastada y además no tiene la baranda en la totalidad de la rampa porque cuando intenté agarrarme para no caerme lo cierto es que no pude porque como dije, no hay baranda extremo nunca controlado por la ART” (fs.13 punto

  4. tercer párrafo).

    La denuncia ante la aseguradora, agregada a fs.70, da cuenta de que “[s]aliendo del establecimiento se resbala y cae al piso en la rampa lastimándose la rodilla derecha”.Covedisa SA desconoció a fs.75 que la goma de la baranda se encontrase en el estado descripto por la accionante, y que no existiese baranda en la totalidad de la rampa, y afirmó a fs.78 que la rampa se hallaba en buen estado y que estaba destinada a personas con dificultades de movilidad.

    La aseguradora también desconoció el deterioro de la baranda al que aludiera la recurrente –fs.91-; y admitió haber recibido la denuncia del infortunio (fs.91vta.), a cuyos términos ya me refiriera.

    En el memorial recursivo, la actora expresa que está “[p]robado que el accidente se produjo en la escalera y la ART no probó que hubiera efectuado los controles periódicos… por ende no probó si había baranda o si la escalera estaba gastada o en mal estado…” (fs.413vta. anteúltimo párrafo y fs.414vta.

    tercer párrafo), y en el párrafo anterior el relato transita entre la “goma de la baranda de la escalera” que habría estado en mal estado, y la circunstancia de que “no tiene la baranda la totalidad de la rampa…” (fs.413vta.).

    Pretende la responsabilidad de la aseguradora al señalar que ésta sostuvo en el responde que “[c]umplió con las obligaciones que le impone la normativa vigente pero no dice cuáles serían…” (fs.414 anteúltimo párrafo). La actora planteó a fs.17vta./18 de la demanda que la aseguradora no habría controlado las condiciones del lugar de trabajo y “mucho menos estas escaleras” (fs.18).

    Aun prescindiendo de las dificultades que evidenciaría la identificación de la cosa “riesgosa”, ya que el relato oscila entre una escalera y una rampa, y en todo caso, las eventuales deficiencias que presentaría la baranda de alguno de esos elementos de acceso al establecimiento, lo cierto es que las demandadas desconocieron las circunstancias a las que aludiera la actora y ésta no produjo prueba alguna de sus asertos (art.377, CPCCN). No era la demandada quien debía describir el accidente, como refiere a fs.414 primer párrafo, sino que era la accionante quien debía hacerlo en forma circunstanciada, como sustento de la pretensión resarcitoria fundada en la normativa civil.

    No advierto que pueda considerarse, en el particular caso que nos convoca y por el medio indirecto que pretende la recurrente, que se encuentran acreditados los presupuestos de la responsabilidad civil de la aseguradora.

    Resalto que la testigo G. (fs.185), propuesta por la propia actora, dijo saber que O. sufrió una caída a mediados de 2012, al expresar que “[e]l Fecha de firma: 27/03/2018 Alta en sistema: 06/04/2018 Firmado por: G.G., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #20376038#202351269#20180327120456693 Poder Judicial de la Nación edificio al ingreso tiene una escalerita a la salida estaba lloviendo y la actora resbaló de la escalera y se cayó y golpeó la rodilla…”.

    En este contexto fáctico, el eventual incumplimiento que se endilga a la aseguradora, con relación a los deberes de prevención –en el caso, haber realizado una visita para detectar el estado de la baranda (ya sea de la escalera o de la rampa)- no guarda relación causal con el siniestro de autos, el que consistió en una caída por haber resbalado, tal como lo describiera la propia actora, en un día lluvioso, como agregó la testigo G..

    Si bien esta S. ha señalado de manera reiterada que “…la ley 19.587, en su art.4º, determina que la higiene y seguridad en el trabajo comprenderá las normas técnicas y medidas sanitarias, precautorias, de tutela o de cualquier otra índole que tengan por objeto proteger la vida, preservar y mantener la integridad psicofísica de los trabajadores; prevenir, reducir, eliminar o aislar los riesgos de los distintos centros o puestos de trabajo y estimar y desarrollar una actitud positiva respecto de la prevención de los accidentes o enfermedades que puedan derivarse de la actividad laboral (incisos a, b y c). Por su parte, la ley 24.557...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba