Oficinas: un mercado cauteloso que se mantiene estable pese a la crisis y promete más oferta premium

 
EXTRACTO GRATUITO

Una ciudad con baja vacancia y empresas que tienden a evitar la rotación son las variables que hacen que el mercado de oficinas, a pesar de la crisis macroeconómica, se mantenga estable. En un panel moderado por Carla Quiroga, periodista de LA NACION, Ary Krivopisk, head de Real Estate para WeWork Latam; Martín Potito, director de L.J. Ramos División Corporativa y Oficinas; Héctor Salvo, gerente general de Raghsa, y Domingo Speranza, director de Newmark Grubb Bacre, hablaron de la realidad de un segmento que históricamente se caracterizó por estar subofertado."Buenos Aires tiene un inventario de metros cuadrados por habitante muy bajo respecto de las otras ciudades de América Latina, lo que genera una baja tasa de vacancia, que ronda el 7,5% promedio en toda la región metropolitana", definió Speranza.Potito aclaró que se puede hablar de dos grandes zonas o sectores. Por un lado, el financiero o el "área de negocios de la ciudad de Buenos Aires", en la que la vacancia es un poco menor al promedio y ronda el 5%. Y por el otro la zona norte, donde "el índice se incrementa, dado que en los últimos tiempos se entregaron nuevos proyectos, lo que sumó más metros cuadrados libres a ese submercado", describió el experto, y agregó: "La absorción histórica de los proyectos ronda los 60.000 metros cuadrados por año. Esto quiere decir que no se verá una ola de nuevas obras en lo que tiene que ver con los proyectos de oficinas. Lo cierto es que de acá a un año se están completando unos 160.000 metros cuadrados".Los especialistas dijeron que la demanda no es solo afectada por la situación económica, sino también por la expectativa electoral. "Esta combinación de variables se traduce en un mercado cauteloso, que se demora a la hora de tomar la decisión de mudarse o ampliarse", sostuvo Potito, quien destacó que la crisis no impacta en todos los sectores por igual: "Algunos, beneficiados por la coyuntura económica, encuentran la posibilidad en este escenario de ensayar una expansión", aseguró.Salvo, de Raghsa, aseguró que a principios de 2017 vivieron el "peor momento en cuatro años", cuando alcanzaron una vacancia del 10%, debido a que la mayoría de sus emprendimientos los destinan al alquiler. "Las firmas que rescindieron los contratos fueron empresas locales que no tenían sus ingresos ligados al dólar y que debieron migrar a otros edificios de menor costo y calidad", contó. Hoy, su vacancia se ubica debajo del 2%. "Dicho de otra manera, hoy estamos bien...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA