El oficialismo se prepara para enfrentar a Nisman en el Congreso

El Gobierno y se prepara para librar una batalla política a todo o nada con el objetivo de neutralizar la grave acusación contra Cristina Kirchner por el caso AMIA. Así, en un hecho poco usual, el oficialismo aceptó la convocatoria que hizo la oposición para escuchar al fiscal Alberto Nisman en el Congreso e de la denuncia por presunto encubrimiento.

La cita, prevista para pasado mañana, fue organizada por la diputada Patricia Bullrich, de Pro, en su condición de presidenta de la Comisión de Legislación Penal. Después de un debate interno y la consulta con la Casa Rosada, la bancada del Frente para la Victoria mutó su posición inicial de ignorar el escenario para lanzarse de lleno a llevar sus cuestionamientos ante Nisman.

Con la intención de mostrar una tropa contundente, ayer el bloque empezó a llamar a legisladores K -aún los que no integran esa comisión- y una mesa chica se abocó a delinear un listado de preguntas y objeciones para concretar una vez que el fiscal haya terminado su exposición.

Para nutrir la estrategia del kirchnerismo, la Cancillería quedó en arrimar documentación oficial y, aunque su titular, Héctor Timerman, estará en Estados Unidos cuando se desarrolle la reunión, se puso a disposición. "Vamos con los tapones de punta", adelantó la diputada Diana Conti que, en diálogo con LA NACION, reiteró que el oficialismo pretende que se trate de un encuentro público, abierto a los medios de comunicación, como suele ser la norma en la actividad legislativa.

Esa condición será el primer obstáculo a sortear en una tarde que se prenuncia turbulenta. En rigor, como el Poder Legislativo está en receso, la reunión tiene un "carácter informal" y se canalizó a través de una invitación que envió por correo electrónico Bullrich a los 30 miembros de Legislación Penal. La diputada macrista se aseguró la visita de Nisman, que se comprometió a asistir para ampliar los pormenores de su pesquisa con una única condición: que sea a puertas cerradas.

"Hay datos sensibles que no los puede dar a conocer, por eso planteó que sea secreta", explicó a este diario Bullrich. "Cuando [Axel] Kicillof vino a hablar por la deuda, pidió que sea cerrada para que la información no sea utilizada por los fondos buitre y así fue", recordó la legisladora, que quiere respetar el requisito del fiscal. De última, se verá de articular un esquema mixto, con un tramo de la audiencia con público y otro, a solas.

Nisman, que hasta ahora tuvo alta exposición, prefiere...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba