El oficialismo empieza a exhibir los efectos de la interna Scioli-Randazzo

 
EXTRACTO GRATUITO

Luego de 40 días de crisis política y judicial por la sospechosa muerte del fiscal Alberto Nisman, en el gobierno de Cristina Kirchner parecen evidenciarse cada vez con más nitidez dos bandos. Por un lado, el peronismo clásico, que presiona para que la Presidenta deje de agredir a Daniel Scioli y le ponga todo el respaldo del Frente para la Victoria (FPV) como candidato presidencial. Y por el otro, el kirchnerismo puro, que apoya a Florencio Randazzo con el plan de apostar a jugar "con un candidato propio" que defienda el "modelo nacional y popular". En todo caso, levantan la figura del ministro del Interior y Transporte para condicionar a Scioli en las futuras listas de candidatos. Entre esos dos fuegos, la Presidenta todavía no definió su estrategia y lo hará con los números de las encuestas de estos meses.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes de la Casa Rosada, Scioli tiene el aval de varios ministros, gobernadores e intendentes del PJ tradicional. El gobernador bonaerense cree que debe ganarles sí o sí a Mauricio Macri y a Sergio Massa en las PASO del 9 de agosto. No sólo eso, apunta a triunfar en la primera vuelta para evitar el ballottage, donde podría perder con Massa o Macri, aunque este escenario aparece más complicado que antes.

Por eso quieren que Randazzo se baje de su candidatura presidencial. El ministro podría quitarle al gobernador bonaerense 7 u 8 puntos clave en las PASO y Scioli podría quedar relegado y debilitado ante Macri y Massa. Y muchos votos del PJ migrarían al massismo.

"Luego de ello sería imposible ir a ganar en primera vuelta en octubre. Y hasta podría quedar tercero y perder provincias e intendencias", recitó un allegado a los gobernadores. En cambio, quieren que Randazzo sea candidato a gobernador bonaerense para ganar Buenos Aires y equilibrar otras posibles derrotas en Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Capital Federal y otros distritos. "El «Flaco» debe atender al juego grande y no a su capricho personal. Y él es ideal para retener Buenos Aires", dijo un funcionario.

"Muchos gobernadores e intendentes juegan su poder en sus territorios y no quieren experimentar. Scioli garantiza competir", confió una alta fuente de Balcarce 50. "Y varios funcionarios tendrán causas judiciales abiertas al dejar el gobierno y deben tener amigos en la Rosada. Scioli garantiza esa posibilidad", dramatizó.

Pero el kirchnerismo puro quiere a Randazzo para competir contra Scioli en las PASO en una lista que agrupe al resto de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA